Blog

Ultimas notas
Adiós a Andre Matos, la voz del power metal brasileño.

Adiós a Andre Matos, la voz del power metal brasileño.

junio 12, 2019

El sábado 8 de junio una triste noticia sacudió el mundo del rock: Andre Matos, el vocalista fundador de Angra, había fallecido. Su deceso fue comunicado por el ex-baterista de la agrupación, Ricardo Confessori, a través de su cuenta de Instagram, pero en el post no se divulgó la causa de la muerte, aunque más tarde se supo que se trató de un paro cardíaco. Estas son las palabras de la publicación de Confessori: “El destino nos unió, nos separó y nos reunió. Es con profundo dolor en nuestros corazones que nos despedimos de Andre una vez más, esta vez de forma definitiva. Además de la herida que jamás cicatrizará, e incluso sabiendo que pasamos momentos gloriosos junto a nuestro compañero y amigo, quedará para siempre lo mejor de él en nuestros corazones. R.I.P”. Y, a modo de firmantes, aparecen los nombres de Hugo Mariutti, Luis Mariutti, Ricardo Confessori, Fábio Ribeiro y Rick Dallal, todos ellos músicos de distintos proyectos de los que Andre fue parte.

Con solo 47 años de edad, el cantante dejó un hueco difícil de llenar en la escena del heavy brasileño. Mostró interés por la música desde muy chico, de modo que a los 10 años comenzó tocar el piano. Sentía una fuerte predilección por los compositores clásicos y románticos, especialmente por Beethoven, Chopin y Mozart, influencias que arrastró cuando se adentró en el mundo del rock. Allí entretejió estos influjos con las corrientes más diversas: el heavy clásico (Iron Maiden, Manowar); la world music y las baladas pop (Peter Gabriel, Kate Bush); y el rock progresivo (Sagrado Coração da Terra, Rush y Queensrÿche). A los 13 años asistió a una edición del famoso festival Rock in Río y esa experiencia fue el impuso definitivo para formar su propia banda de heavy metal.

Así, en 1985 Matos se convirtió en miembro fundador de Viper, banda nacida en San Pablo. Con ésta grabó dos álbumes: “Soldiers Of Sunrise” y “Theatre Of Fate”. En la primera producción contaba con sólo 16 años. Y en la segunda se empezó a apreciar su potencial vocal y su propensión a la música clásica, la cual fue una estampa característica que se repetiría en sus trabajos posteriores. Abandonó Viper en 1991 y aprovechó el receso para terminar sus estudios superiores de Música.

En 1991 comenzaría el segmento más grandioso de la historia de este magnífico vocalista, multi-instrumentista y compositor del heavy. Matos formó Angra junto a Kiko Loureiro y Rafael Bittencourt en guitarras, y a Luis Mariutti (bajo) y Marco Antunes (batería), la cual terminó siendo una de las bandas pioneras en la música pesada de Brasil. Su primer EP, “Reaching Horizons” (1992), delineó lo que sería el disco debut del grupo, “Angels Cry” (1993), una ambiciosa ópera prima en la que desfilaron varios músicos invitados —algunos en calidad de sesionistas, como el baterista Alex Holzwarth, miembro de Sieges Even, ya que Antunes había dejado la banda al comenzar la grabación—. Entre los destacados colaboradores de “Angels Cry” tenemos a Dirk Schlächter y Kai Hansen (Gamma Ray) y a Sascha Paeth (Heaven’s Gate). Quedó claro que los miembros de Angra buscaban abrevar en las raíces del power metal alemán, una de las corrientes originarias de este subgénero del heavy en la escena mundial, la más significativa. (La otra es proveniente de USA, con bandas como Predator, Riot y Jag Panzer). El tour de presentación de “Angels Cry” les permitió telonear a Kiss, Slayer y Black Sabbath.

En 1994, mientras la banda editaba un segundo EP llamado “Evil Warning”, Matos logró terminar su carrera universitaria al componer una obra sinfónica y dirigir a la orquesta que la interpretó. Y al año siguiente, Angra se mudó a una casa-quinta en los suburbios de San Pablo para componer los temas de su segundo disco. Éste, titulado “Holy Land”, vio la luz en 1996. Pero antes, con algunas de las grabaciones de las sesiones, se publicó un demo-tape, “Eyes Of Christ”. “Holy Land” fue el primer álbum conceptual del grupo. Producido por Charlie Bauerfeind y Sascha Paeth, mezcla el power metal sinfónico y progresivo con música étnica y folclore brasilero. Vendió más de 200.000 copias y muchos aseguran que es la mejor producción de la agrupación durante la era Matos. También en 1996, editaron “Freedom Call”, un nuevo EP. En 1997 grabaron el disco en vivo “Holy Live”, en Francia. En 1998 realizaron el EP “Lisbon”, una suerte de maqueta del tercer álbum de su discografía, publicado el mismo año: “Fireworks”, disco que significó un viraje respecto de las entregas anteriores y que fue el último lanzamiento con la formación original de Angra.

A finales del siglo pasado, Matos, Luis Mariutti y Confessori dejaronAngra y fundaron Shaman, en el año 2000. La formación de esta nueva agrupación se completó con el hermano de Luis, Hugo Mariutti, en guitarra. Shaman editó dos discos de estudio: “Ritual” (2002) y “Reason” (2005), y uno en vivo, “Ritualive” (2003). En este época, Matos también integró el dúo Virgo, junto al ya mencionado Sascha Paeth, un proyecto más volcado hacia el hard rock que editó un solo trabajo, de titulo homónimo.

Su inquieto espíritu creativo lo llevó a concretar el sueño de la carrera solista, la cual comenzó con el afamado disco “Time To Be Free”, de 2007 (en el que participaron muchos invitados famosos, como los hermanos Mariutti, Amanda Somerville, Fábio Ribeiro y Roy Z (en el papel de productor), entre otros. A este debut le siguieron “Mentalize” de 2009 y “The Turn Of The Lights” de 2012.

Y a todo lo anterior hay que sumarle las decenas de colaboraciones que Matos hizo, todas de prestigio internacional, como sus dos participaciones en Avantasía, el súper-grupo de Tobías Sammet, líder de Edguy; y su interpretación del rol principal de la ópera rock de The Who, “Tommy”, en el año 2006.

Sin duda alguna Andre Matos será recordado por su esmerada labor, su infatigable deseo de aprender y la valentía con la que encaró cada uno de los proyectos en los que se involucró, siempre pugnando por encontrar una variante, siempre deseando innovar. El enorme talento de su ser musical nos seguirá asombrando al revisitar su corta pero fructífera carrera, plena de hitos.

¡Que sea rock!

Author: