Blog

Ultimas notas
Bigger en San Valentín: enamorados del rock

Bigger en San Valentín: enamorados del rock

febrero 19, 2015

 

El sábado 14 de febrero pasado, en el Teatro Vorterix asistimos a un evento de mayor importancia que la festividad de San Valentín, al menos según el humilde entender de este bloguero. Aunque también consistió en celebrar una historia de amor, y de las promesas que ésta nos brinda.

Bigger —artista de Honky Tonk— casi demolió el Vorterix a puros mazazos sónicos. Pero entiéndanme bien: no sólo se trató de los decibeles (altos, claro, como debe tener todo buen concierto de rock), sino también de la calidad musical y el despliegue escénico de la agrupación, a la que le tocó abrir la velada. El cuarteto oriundo de Capital Federal (integrado por Luciano “el Negro” Villacé en guitarra y voz, Pablo Inda en bajo y coros, Manu Fernández en batería y coros, y Oliver Knox en guitarra y coros) hizo un recorrido por los temas más destacados de sus trabajos “Despertares”, el EP “Juntos” y —sobre todo— de su último disco, “Humano”, que es, a mi modo de ver, uno de los mejores discos “nuevos” del rock argentino (y que cuenta con la participación de Marcelo “Corvata” Corvalán, de Carajo, y de Javier Robledo, de Cielo Razzo.)

Y les digo por qué creo que es tan bueno: el álbum —que es una obra cuasi-conceptual, algo que se ve claramente en el arte de tapa, y se adivina en la lírica, profunda y directa— se desgrana en trece tracks, muchos de los cuales son excelentes canciones que ahondan en las raíces más nobles del rock nacional (la furia riffera de Pescado Rabioso, por ejemplo, y cierta reminiscencia spinettiana que asoma por momentos en las líneas melódicas), pasando por hitos más modernos, como Divididos, y sin olvidar los baluartes del grunge de los primeros noventas, que se divisa en la sonoridad valvular y “seca” de las violas untadas con feroces overdrives. También contiene baladas, pero baladas creativas y muy “pensadas” armónicamente hablando, como la hermosa “El reto de existir”, en 6/8, y la acústica “Despierta la flor”. Los chicos no van a lo fácil nunca, sin que por ello dejen de hacer canciones muy bellas y recordables. Y hasta hay lugar para la experimentación con el folclore, la que se ve en el track 1: “Intro”, una suerte de challa. (Esto intento de fusionar rock y folclore, muy a lo Divididos, ya se vio en “Juntos”, con en el tema “Preguntan de dónde soy”, de Jorge Enrique Adoum y Gerardo Guevara, popularizado por el prócer de nuestra música Atahualpa Yupanqui, y que en el concierto fue uno de los momentos más intensos.)

Bigger Teatro Vorterix

PH Agostina Gundin Fotografía Todos los derechos reservados.

 

Me detengo un segundo más en la muy creativa compositiva de Bigger. Casi todas sus canciones abordan el modalismo en la música, pero de formas novedosas que no confunden ni cansan. Esto quiere decir —como mencioné antes— que no gustan de los lugares comunes: de hecho casi nunca son tonales al componer. Por otro lado, las ideas rítmicas también son interesantes, demostradas en los riffs, plenos de contratiempos, cortes y polirritmias. (Aquí destaco la labor de Pablo en el bajo de 6 cuerdas —con slap, fretless y toda la panoplia de sonidos incluida— y de Manu en la batería —palero y con groove, lo cual es mucho decir—.

Y las violas… A mí, que soy guitarrista, los buenos arreglos de violas me pueden. Y Bigger está lleno de ellos. Sus ideas me han hecho recordar a bandas como Living Colour, Rush, King’s X, Led Zeppelin, Soundgarden, entre otras. Una pavadita de influencias, ¿no? (Aunque claro, hay que ver qué opinan ellos…) Oliver hace unos solos muy suculentos, en tanto que a Luciano no le tiembla el pulso a la hora de mantener la solidez de las bases y los riffs mientras canta con toda la potencia de su voz.

Y aquí otro punto a favor: la banda hace gala de excelentes arreglos vocales, y Luciano se perfila como una de las grandes voces del panorama alternativo argentino.

El show que brindaron fue una especie de aplanadora, en el que la buena música se conjugó con una actuación muy dinámica. Se notó enfáticamente que hacen un rock con tracción a sangre, dejando todo sobre el escenario. Los momentos inolvidables, según mi óptica, fueron: “Humano”, “Preguntan de dónde soy”, “Desaparecer”, “El ser extraño”, y “Del más allá”.

Bigger Guitarrista

PH Agostina Gundin Fotografía Todos los derechos reservados.

 

En definitiva, les recomiendo ampliamente Bigger. Me he convertido en su fan. Y lo mejor de todo es que con el surgimiento de bandas como ésta, que prometen un futuro pleno de grandes canciones y álbumes, uno siente que se le renueva el romance que tiene con el rock.

¡Que sea rock!

Néstor Darío Figueiras – Músico, productor, escritor.
PH: Agostina Gundin Fotografía

 

Author: