Blog

Ultimas notas
Eddie, vivito y coleando en la segunda década del siglo XXI.

Eddie, vivito y coleando en la segunda década del siglo XXI.

febrero 25, 2016

Y sí, alguna vez este bloguero se iba a meter con una de las bandas de heavy metal más importante de todos los tiempos, una agrupación que lleva vendidos más de 100 millones de discos en todo el mundo, ganadora de varios premios a lo largo de su carrera, la que consta de más de 2000 conciertos, dieciséis álbumes de estudio y doce en vivo, y que sigue acumulando decenas de Discos de Oro y Discos de Platino.

Sí. Estamos hablando de Iron Maiden.

Además, es una de mis bandas favoritas.

Un poco de historia: Steve Harrisuno de los mejores bajistas de música pesada de todo el mundo— fundó la banda en 1975. Él y Dave Murray siguen manteniéndose como los únicos miembro del line-up original (el cual, luego de los vaivenes que sufrió Iron Maiden durante los primeros cinco años de vida, terminó conformándose con Paul Di’Anno en la voz principal, Dennis Stratton y Dave Murray en las guitarras, y Clive Burr en la batería.)

En 1980 sale su primer disco, de título homónimo, y luego de eso, Stratton es reemplazado por el genial Adrian Smith —uno de mis guitarristas predilectos—. Ya en 1981 graban “Killers”, un álbum memorable por varias razones: en él, la agrupación logra definir un sonido propio, y el éxito de este disco los transformó en el grupo líder de la NWOBHM (o Nueva Ola del Heavy Metal Británico) En su portada aparece la imagen de Eddie The Headla celebérrima mascota del grupo— denotando una actitud que sería una constante en las siguientes producciones: un tipejo cadavérico, violento, justiciero, capaz de meter miedo al más pintado, a diferencia de la ilustración que lo muestra en el primer disco, “Iron Maiden”, donde luce como un zombie punk sorprendido. (Aunque los posters de Eddie que había diseñado Derek Riggs —su creador— para los sencillos de “Iron Maiden” fueron bastante escandalosos en aquella época: el del tema “Sanctuary”, por ejemplo, nos muestra a Eddie con un cuchillo, el cual usó para apuñalar a Margaret Thatcher luego de que ella arrancara un poster de Iron Maiden de la pared… Obviamente, el sencillo y las imágenes fueron censurados. Y si Harris y su grupete querían agitar, lo estaban haciendo de maravillas.) La producción de “Killers” estuvo a cargo de Martin Birch, quien había sido el demiurgo de varios discos clásicos, como “Machine Head”, de Deep Purple; y “Heaven and Hell”, de Black Sabbath.

En 1981, la banda edita “Maiden Japan”primer Disco de Oro de su carrera—, en la gira de la presentación de “Killers”. Durante el mismo año, Harris decide expulsar a Di’Anno debido a sus problemas con el alcohol y las drogas, los cuales provocaron que el vocalista se ausentara en momentos decisivos de la primer escalada al éxito de la agrupación. Este vacío determinó que, luego de probarlo en una audición, Harris y Rod Smallwood —el manager de la banda—eligieran al legendario Bruce Dickinson para sustituir a Di’Anno. Dickinson se convertiría en un frontman de los más carismáticos en la historia del heavy metal.

Así la agrupación se preparó para encarar sus años dorados, en los que publicaron dos discos muy importantes en su trayectoria: “The number of the Beast” y “Piece of mind”, y un tercer álbum que revolucionó a historia del heavy: “Powerslave”, una demoledora colección de canciones famosas, como “The Rime of the Ancient Mariner” (que no es otra cosa que un épico poema de Samuel Colerigde musicalizado); “Aces high”, “2 minutes to midnight” y “Powerslave”, entre otras.

12789652_964220210341165_276411612_o

Un nuevo cambio en la formación se produce luego del lanzamiento de “Piece…”: Clive Burr deja paso a Nicko McBrain, el extrovertido baterista que aportó su jovialidad y su estilo único a la rica sinergia del grupo.

El segundo lustro de los ochentas impulsa a la banda a un etapa de experimentación, surgiendo de este búsqueda el disco en vivo “Live After Death”, y los revolucionarios “Somewhere in Time” y “Seventh Son of a Seventh Son”, discos que los aleja del glam rock y los emparenta con el rock progresivo, debido a cierta complejidad en la composición y el uso de sintetizadores. Además, en estos dos discos se nota sobremanera el amor de Harris y del resto del grupo por el género de la Ciencia Ficción: en “Somewhere…” toda el arte de la cubierta es de marcada índole futurista (de hecho, Eddie está lookeado como un Blade Runner, los cazadores de replicantes de la película de Ridley Scott basada en la novela de P. K. Dick, “¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?”); y “Seventh…” está inspirado en “El séptimo hijo”, primera novela del escritor estadounidense de CF Orson Scott Card. Por su lado, el en vivo “Live After Death” contiene en su portada una cita de H. P. Lovecraft: “No está muerto lo que yace eternamente, y con el paso de los eones, incluso la muerte puede morir”.)

1

La década de los noventas arranca con la noticia de la partida de Smith. El guitarrista estaba deseoso de embarcarse en proyectos propios, que terminaron desembocando en la agrupación ASAP. Lo mismo hizo Dickinson, quien —sin separarse de la banda— grabó su primer disco solista: “Tatooed Millonaire”.

El nuevo disco de la banda, “No Prayer for the Dying”, cuenta con el debut de Janick Gers, cuyo despliegue escénico pasó a ser uno de los atractivos de cada show de Maiden.

Así sobreviene el éxito mundial de “Fear of the Dark”, otro número 1 en las listas, presentado en una vastísima gira mundial. En su cubierta, Eddie vuelve a mutar, este vez de mano de Melvyn Grant (ya que las ideas de Riggs no coincidían con las de la banda), siendo presentado como una especie de gárgola arbórea.

En 1993 trae una noticia inesperada que produjo angustia en los fans: Dickinson deja la agrupación. Una partida que en principio se llevó a cabo en buenos términos, según Harris, quien adujo que “él está creativamente hablando desmoralizado y cansado”.

La nueva etapa de la Doncella, con Blaze Bayley como vocalista, dejó dos discos —“The X Factor” y “Virtual XI”, ambos producidos ya no por Birch, sino por Nigel Green— menoscabados no tanto por el valor intrínseco de sus canciones, sino por la inevitable comparación entre Bayley y Dickinson, lo que también hizo mermar la convocatoria de la banda. (Hay que destacar el arte de tapa de “The X Factor”, fruto del trabajo del genial Hugh Syme, responsable del arte de otros grandes discos de las décadas de los ochentas y los noventas, como “Roll the Bones”, “Counterparts” y “Moving Pictures” de Rush, y “Countdown to extinction” y “Youthanasia”, de Megadeth.)

Las deidades del heavy estuvieron de beneplácito a finales del siglo pasado, pues en 1999 se anunció el esperado regreso de Dickinson, quien puso como condición para su retorno la reincorporación de Adrian Smith, con lo cual la banda quedo conformada como un sexteto, incluyendo uno de los tríos de guitarra eléctrica más celebrados de toda la historia. Esto causó gran impacto en los millones de fans alrededor de todo el mundo, no sólo por la reconciliación entre Harris y Dickinson, sino también por la expectativa despertada ante la posibilidad de sonar con tres guitarras, siendo capaces así de reproducir en vivo todas las variantes de armonización para las melodías y los solos que habían grabado en sus discos de arreglos más complejos. Esto quedó ampliamente demostrado en el tour mundial de “Brave New World”, uno de los mejores discos de la banda, según este humilde bloguero.

Con este Maiden ‘recargado’ se registró “Rock in Río”, con la agrupación tocando en el festival homónimo delante de 250.000 espectadores. Luego vienen “Dance of Death” y “A matter of Life and Death”, nuevos álbumes de estudio, que no hacen otra cosa que ratificar la gran potencia y la soltura con la que la nueva formación se movía tanto en el estudio como en el escenario. Publican varios videos documentales durante la primera década del nuevo siglo. Por ejemplo “The early days” y “Flight 666” (que retrata la gira mundial “Somewhere Back in Time”, un tour que los llevó por varios países en su propio avión, el Ed Force One —pilotado por el mismo Dickinson—, y en el que tocaron todos sus clásicos de los ochentas.)

12787346_964220350341151_86072657_o

Ya en la última etapa de esta banda fundamental de la música pesada de todos los tiempos, vemos la muy buena producción de “The Final Frontier”, el recopilatorio “From Fear to Eternity”, el DVD “Maiden England ‘88”, que contiene bootlegs y contenidos nunca antes vistos, y que fue lanzado al final del “Maiden England Tour”, (una revisión de su clásico “Seventh son…”) y el último disco de estudio “The Book of Souls”, el disco más largo de la banda hasta el momento, aún más que “The Final…”. Ni el cáncer de lengua sufrido por Dickinson pudo frenar el avance arrollador de la Doncella.

Ahora estamos esperando que la gira “The Book of Souls Tour” los traiga nuevamente al estadio de Vélez Sarsfield en Buenos Aires para una nueva y mágica noche del mejor heavy de todos los tiempos, un metal lleno de épica, ciencia ficción, letras contestarías y denuncia; un sonido arcano, que mezcla aires celtas —la limpia profundidad de la escala menor, que como Eolos sopla desde tiempos inmemoriales— con la rabia del rock enraizado en los mejores Sabbath y Purple; y algunos tintes del progresivo, que remiten a Jethro Tull, por ejemplo. (Muchos dicen que sus discos son todos iguales… Puede ser. Pero aunque soy músico, también soy fan: a mí Maiden me pegó de entrada, y nunca más me pude desenganchar. En su música hay algo antiguo, primordial, que resuena en tu espíritu y te atrapa. Así lo siento yo.)

3

Sin dudas, La Doncella de Hierro es una banda que está parada sólidamente en el podio de las Crónicas del Rock, bien, bien alto.

 

¡Que sea rock!

Néstor Darío Figueiras – Músico, productor, escritor.

 

 

Author: