Blog

Ultimas notas
El fenómeno de los Power Trio

El fenómeno de los Power Trio

noviembre 25, 2015

Desde los primeros días del género, los conjuntos de música han existido en toda clase de tamaños y formas. Pero BANDA, lo que se dice una Banda de Rock, tiene cinco integrantes. Empezando por lo más tradicional como los Beach Boys hasta llegar a algo más moderno como Pearl Jam (y pasando sin duda por los Rolling Stones), la composición correcta parece ser esa. Un cantante, dos guitarras, un bajo y la batería. ¿Qué más se puede necesitar?
Hay algo en esa mezcla que encuentra cierto balance, un equilibrio entre los integrantes, que sencillamente funciona. Y, sin embargo, sigue siendo cierto que la combinación más común respeta la presencia de los instrumentos, pero le entrega uno de ellos al cantante: la mayoría de las bandas tiene cuatro miembros. Ocurre hasta el día de hoy, donde los mismos Rolling Stones redujeron su número y continúan tocando. Aquella mezcla que parecía tan perfecta se pone a prueba. Porque, sí, una banda necesita esos miembros, pero tal vez el rock puede brillar incluso cuando no todos están.

Alex Lifeson, Neil Peart, Geddy Lee

El Trío de Poder surge en la década del ‘60 en gran parte gracias a la llegada de los amplificadores, pero en definitiva se debe a la popularidad emergente del bajo eléctrico. Un bajo amplificado logra escucharse más fuerte, así que el resto de la banda puede tocar a un mayor volumen, sin el miedo de opacarlo. Una banda de tres, entonces, logra conservar el mismo impacto de sonido, y deja mucho más espacio para la improvisación y la creatividad. Es a partir de esa idea, precisamente, que surge Rush.
Hace ya más de 40 años, Rush comenzaba a salir de gira. Quienes en su momento eran jóvenes muchachos hoy ya no lo son tanto, y sin embargo continúan tocando en vivo y componiendo material nuevo. Geddy Lee (bajista, cantante, a veces tecladista), Alex Lifeson (guitarrista que canta las armonías) y Neil Peart (baterista y, curioso, también el letrista) son quienes componen el Trío de Poder más famoso, y todavía vigente en el mundo del rock progresivo.

Los instrumentos de cualquier banda siguen estando presentes en Rush, incluso si lo hacen con una distribución poco ortodoxa. Es decir, no resulta extraño que un bajista se encargue de la voz principal. Después de todo, lo mismo ocurrió con los Beatles, Kiss y The Police (otro famoso Trío de Poder). Pero no se puede decir lo mismo en el caso de la letra; es sorprendente que un baterista sea quien escribe canciones tan profundas. En un espacio reducido a tres integrantes, el rock se aleja del ruido y se concentra en la habilidad de sus músicos, los lleva a un lugar en que deben demostrar todo de lo que son capaces, porque no hay más integrantes a quien culpar si algo sale mal. Arriba del escenario, son sólo ellos, y el público y el rock.

circus-04.1980-1

Pero la principal característica de los Tríos de Poder, y el detalle en que este conjunto se destaca plenamente, no está en la cantidad de integrantes sino en la sensación que generan: La música que genera Rush no suena como una banda compuesta por tres personas. Se escucha como si fuera una banda de rock más completa, tradicional, y podemos hablar acerca de la justificación que plantea un amplificador o la aparición del bajo eléctrico, pero lo cierto es que sólo acaban siendo herramientas. La sensación, el golpe que genera escucharlos, se debe a que son músicos de gran destreza y a que tocan muy bien.

Tras haber cumplido su 40 aniversario de gira, Rush lanzó “R40”, un box set que recopila las mejores versiones en vivo de cada uno de sus temas a lo largo de todas sus giras. También incluye dos discos que no habían sido lanzados hasta ahora, por lo que se convierte en algo más que atractivo para cualquier fanático del conjunto. Es difícil reconocer puntualmente qué es lo que tiene la banda, pero lo cierto es que funciona.
Lo más destacable de los Power Trio, o de los músicos que los componen, es que se trata de gente que no teme experimentar con una fórmula establecida. Personas atrevidas. Nirvana estableció una alternativa no violenta en una época plagada por la delincuencia. The Jimi Hendrix Experience aprovechaba que no había mucha gente arriba del escenario para ser más extrovertido y hasta ruidoso. Emerson, Lake and Palmer decidieron comenzar a tocar sin un guitarrista, sólo con una batería, un bajo y un teclado, una idea impensable que descubrió un sonido innovador.
Hay algo en el rock que los vuelve valientes, que les permite quebrar las estructuras. Algún aspecto mágico que los mantiene en pie y creyendo en lo que hacen, y estoy seguro que es la gente con la que suben al escenario. Todos están ahí para tocar la mejor música que puedan. Sólo necesitan encontrar dos buenos amigos, de esos que acompañan en las aventuras más demenciales, y asegurarse que se atreven a llegar al extremo. Porque, siempre que se trate de una banda de rock, con tres personas es más divertido.

Author: