Blog

Ultimas notas
El hard rock no está muerto

El hard rock no está muerto

julio 12, 2017

Transitando el final de la segunda década del siglo XXI, el hard rock anglosajón —del cual creíamos conocer todo lo que podía ofrecer— ha renacido gracias a una banda de origen australiano-estadounidense que se autodefine como un “proyecto colectivo” del que han participado numerosos músicos. Estamos hablando de The Dead Daisies.

El grupo fue formado en Sidney en 2012 por Jon Stevens —el cantante australiano de origen maorí que se hizo famoso por su labor en “Jesucristo Superstar”— y por David Lowy —empresario, aviador y músico australiano que tocó en Red Phoenix y Mink—.

El disco debut de la agrupación, de título homónimo, se grabó en tan sólo dos semanas en el estudio Wishbone, de los Ángeles, bajo la producción de John Fields, y fue lanzado en julio de 2013. Su primer corte de difusión, “Lock n’ Load” contó con la participación de Slash, tanto en la composición como en la grabación de la guitarra. En esta primera etapa la formación la banda se termino de completar con Richard Fortus en guitarra, Frank Ferrer en batería, Dizzy Reed en teclados (los tres, miembros activos de los Guns n’ Roses) y el bajista Marco Mendoza (de Thin Lizzy y Whitesnake, entre otras bandas de renombre).

THE-DEAD-DAISIES-print

Los Daisies hicieron sus primeras presentaciones teloneando a bandas del calibre de Aerosmith, ZZ Top, Jane´s Addiction y Alice in Chains. Ya a fines de 2013 finalizaron su primera gira tocando en Tel Aviv, Israel, encabezando cartel en los últimos shows. Entonces Ferrer y Mendoza fueron reemplazados por Charley Dalton y Darryl Jones, respectivamente.

El éxito de los Dead Daisies fue casi inmediato. Aunque uno puede atribuirlo a los contactos estratégicos y al buen management (ambos elementos, por supuesto, no faltan, debido a las capacidades de Lowy), pero la verdad es que el disco “The Dead Daisies” es un gran álbum, y se sabe que la fidelidad del público se gana con grandes canciones, buenos discos y shows potentes, tres cosa que a los Daisies le sobran. Este disco debut tiene una marcada influencia de The Black Crowes y Aerosmith. Y si me apuran, diría que hasta de Grateful Dead. Prueba de su calidad está en que los lectores de la Rolling Stone eligieron “Lock n’ Load” como una de las 100 mejores canciones del 2013, poniéndola en el puesto n° 15.

En 2014 volvieron a la ruta, ya con Mendoza de regreso a su puesto de bajista y la adición de John Tempesta (The Cult) en la batería. En ese año giraron por USA junto a Lynyrd Skynyrd, Bad Company, Def Leppard y Kiss, tours que para la banda representaron la puerta grande a la escena norteamericana. A fines de 2014 lanzaron un EP titulado “Face I Love”, que incluyó cuatro nuevos sencillos, y participaron del cuarto Kiss Cruise.

the dead daisies revolucion

Apenas comenzado el año 2015, la agrupación marcó un nuevo hito al formar parte del intercambio cultural entre USA y Cuba, el primero desde que Obama reabriera las relaciones con el gobierno de Castro. Los Dead Daisies se convirtieron así en embajadores culturales, siendo invitados por el Ministerio de Cultura, el Instituto Cubano de Música y La Agencia Cubana de Rock. Éste fue el momento en el que el vocalista John Corabi (Mötley Crüe y Ratt) reemplazó a Stevens. Con este nuevo cambio, más el ingreso del baterista Jackie Barnes, grabaron el segundo disco, “Revolución”. El año 2015 terminó para ellos con decenas de exitosas presentaciones en USA y Europa, junto a Whitesnake, Kiss y Judas Priest, y con el lanzamiento del documental que recapitula su visita a Cuba, la cual, según Lowy, fue de “una de las mejores experiencias musicales jamás vividas”.

En 2016, debido a que Fortus y Reed se embarcarían en la gira mundial de los Guns N’ Roses, Not in this Lifetime, el guitarrista Doug Aldrich (Whitesnake) se unió a las filas de los Daisies. Con este nuevo line-up, el grupo grabó su tercer disco en Nashville, “Make some Noise”, de la mano del reconocido productor Marti Frederiksen, que ya había demostrado sus artes con Mötley Crüe, Buckcherry y Aerosmith.

The-Dead-Daisies-2016

Con la adición de Corabi y Aldrich el estilo de la banda viró desde el rock más bluesy, en la onda de The Black Crowes, a un hard rock más lineal y rutero, como el de Mötley Crüe, aunque haciendo gala de algunos toques oscuros, que surgen por momentos, remitiendo a The Cult. Si bien yo prefiero la primera etapa, la nueva sonoridad no es de desdeñar, en absoluto. Pocas bandas de hard rock suenan tan sólidas y con tanta potencia hoy en día.

La gira de presentación del nuevo disco —lanzado en agosto de 2016— los llevó a nuevas geografías, como Japón y República Checa (en Praga se presentaron en el Hard Rock Café, ofreciendo un memorable show acústico). Ya a comienzos de este año, publicaron el disco en vivo “Live and Louder”, que muestra a la banda en acción, compilando excelentes performances de la gira de presentación de “Make some Noise”. Y ahora, luego de regresar de una nueva visita a Japón, están embarcados en una gira sudamericana, que incluye Brasil, Chile, México y, desde luego, nuestro país. Así que tendremos el lujo de verlos y escucharlos en el Teatro Vorterix, el próximo sábado 15 de julio, show esponsoreado por Honky Tonk, como no podía ser de otra manera. ¡No te lo podés perder!

The-Dead-Daisies

 

¡Que sea rock!

Author: