Blog

Ultimas notas
Cómo nacieron los himnos del rock: “Stairway to Heaven”.

Cómo nacieron los himnos del rock: “Stairway to Heaven”.

mayo 19, 2016

Ya habíamos visto cuál era la verdadera historia detrás de “Highway to Hell”, de AC/DC. Hoy vamos a meternos con una canción que es considerada uno de los puntos culminantes de la historia del rock: “Stairway to Heaven”, del cuarto disco de la banda británica Led Zeppelin.

Para empezar, este álbum es conocido de diversas formas, como “Led Zeppelin IV”, “Zoso”, “Runes” y hasta “Unnamed”, debido a que la portada no tiene nombre, sólo el cuadro con la imagen del hombre cargando leña, colgado sobre una pared cuyo revoque está deteriorado. Y en el interior de la cubierta, podemos ver al Ermitaño, del Tarot —imagen realizada por Barrington Colby, elegida especialmente por Jimmy Page—. En la portada ni siquiera se muestra el logo de la compañía Atlantic Records. Esta decisión de Page de no poner inscripción alguna en la portada se debió a las críticas negativas que había recibido “Led Zeppelin III”. Él y Robert Plant pensaron que de esa forma el público podría escuchar el disco sin tantos prejuicios, con más curiosidad. (Aunque no es del todo cierto que no haya ninguna leyenda en la cubierta: puede verse en el edificio que se encuentra a lo lejos, muy por detrás de la pared descascarada —presumiblemente, un hotel—, un cartel que reza: “Alguien muere de hambre cada día”.)

La cuestión es que este álbum —editado el 8 de noviembre de 1971— es, por lejos, el mejor del cuarteto inglés. De hecho, es el cuarto disco más vendido de todos los tiempos (en el ranking, viene detrás de “The Dark Side of the Moon” de los Pink Floyd.) Lleva más de 37 millones de copias vendidas, y según los cálculos, en todo el mundo sigue vendiendo un promedio de ¡4.000 copias semanales! Y es claro por qué: el track list contiene algunos de los más celebrados temas de Zepp: “Rock And Roll”, “Black Dog”, “When the Levee Breaks”, “The Battle of Evermore” y sobre todo “Stairway to Heaven”.

Esta canción nunca se ha publicado en un disco sencillo, costumbre de las discográficas de antaño que es el antepasado directo de la que hoy —según este bloguero— mina la industria discográfica: bajar un tema de las tiendas digitales de turno. La negativa de la banda a editar esta canción en sencillo y enorme éxito radial que ha tenido son dos de las causas principales del masivo éxito de “Led Zeppelin IV”. Uno de los elementos más destacados de esta composición épica es el solo de Page, el cual fue elegido como el mejor de la historia en varias encuestas. Incluso Gibson Guitars considera que éste es el primero de Los mejores 50 solos de la historia. (Personalmente, no creo que sea el mejor, pero tal vez sí esté entre los cincuenta mejores… Qué se yo. Cuestión de gustos. Sabemos que estas encuestas son subjetivas.)

Al igual que la mayoría de las canciones del disco, “Stairway to Heaven” fue compuesta en Headley Grange, la famosa mansión de estilo victoriano situada en la ciudad inglesa de East Hampshire. Esta residencia no tiene electricidad, pero se ha afirmado muchas veces que la acústica que posee es excelente, hecho que llevó a muchos grupos a grabar entre sus paredes, durante la década del setenta, sobre todo. Fleetwood Mac, Genesis, Bad Company y Peter Frampton son sólo algunos de los artistas que se inspiraron e hicieron álbumes en este hospicio.

13230928_1016778868418632_1826031799_o

Según afirmó Page, él escribió la música de “Stairway…” a lo largo de mucho tiempo, proceso creativo que habría comenzado en Bron-Yr-Aur, una cabaña de Gales, abandonada, sitio en que la banda había grabado “Led Zeppelin III”. La canción de la que nos ocupamos hoy terminó siendo grabada en diciembre de 1970 en los estudios Island de Londres.

A diferencia de lo que se cree, la letra de “Stairway to Heaven” fue escrita por Robert Plant, inspirado en el libro de Lewis Spence “The Magic Arts in Celtic Britain”. (Las teorías sobre el contenido ocultista de la lírica, atribuida a Jimmy Page, dicen que el guitarrista escribió los versos en su mansión en la orilla del lago Ness. Estas ideas están abonadas por la conocida admiración de Page por Aleister Crowley, y la costumbre del grupo de ensayar y grabar en lugares apartados, todo lo cual se ha conjugado para dotar de un halo místico y sibilino a esta agrupación. Se suma a esto los cuatro símbolos con los cuales se identifica a cada miembro del grupo en el interior de packaging de “Led Zeppelin IV”, de marcada apariencia esotérica. En especial, el de Page, en el que se lee la palabra ‘zoso’, y sobre el cual el músico nunca dio pistas de su significado.)

Plant ha relatado que la letra surgió de la nada, incluso en un momento en el que estaba de mal humor. Mientras Page tocaba la progresión de acordes que terminaría siendo tan famosa, él empezó a escribir. Así nació “Stairway…”, con uno de los tándem de composición más famosos de la historia del rock sentado frente al fuego en Headley Grange. La protagonista de historia relatada en la canción es una mujer cuya identidad es desconocida. Ella, estando en su lecho de muerte, no puede creer que Dios le dé una segunda oportunidad.

(Una explicación científica de lo que les sucede a aquéllos que creen escuchar y entender los mensajes subliminales en ésta y otras canciones, se halla en la pareidolia, un concepto desarrollado por Christopher French, profesor de la Facultad de Psicología de la Universidad de Londres. La pareidolia es un efecto psicológico por el que se perciben estímulos cuyo significado es poco claro como si fueran sensaciones perfectamente definidas. Algo similar a lo que sucede con el avistamiento de OVNIS, por ejemplo.)

13199425_1016779055085280_799393114_o

Hay que mencionar que Zepp fue acusado de plagio, sobre todo por la cadencia armónica de la intro y la primera parte de las estrofas de la canción, que son prácticamente iguales al tema “Taurus”, del grupo Spirit, grabado uno años antes. Yo creo que esta cuestión entra más en el terreno de las frases y cadencias clisé, y de la retroalimentación inconsciente que se da en la música. El concepto de plagio es otra de esas definiciones imposibles de precisar.

La verdad, mucho a mí no me importa qué los llevó a Page y Plant a componer esta canción, o si en ella hay símbolos ocultos o mensajes maléficos. Lo cierto es que se trata de Arte, y el Arte está para hacer la vida más llevadera, para alegrarnos y comunicarnos el asombro que el Universo le produce al cualquier ser consciente. Así que, hoy puede ser un buen momento para recordar esta hermosa canción.

Led Zeppelin America 1977_Remeras_ok

¡Que sea rock!

Néstor Darío Figueiras – Músico, productor, escritor.

Author: