Blog

Ultimas notas
Mancha de Rolando: “El mundo es ancho, pero no ajeno”.

Mancha de Rolando: “El mundo es ancho, pero no ajeno”.

mayo 5, 2015

Mancha de Rolando visitó nuestro local de la calle Gurruchaga, en Palermo. Rudy, los chicos de la Mancha (Manuel Quieto, Franchie Barreiro, Gabriel Lazzarini y Matías Sobrado) y quien les habla, pasamos una tarde llena de anécdotas, risas y buena música. Así que aquí les dejamos la primera parte de una extensa y jugosa entrevista:

Néstor Darío Figueiras: —Me gustaría que hablásemos de la película que hicieron, “Los libres”, un proyecto que me parece muy interesante. Yo creo que para realizar este film ustedes eligieron como modelo a seguir las grandes películas inspiradas en el rock, como “Tommy”, por ejemplo. No sé si en la historia del rock nacional tuvimos películas que haya aspirado a tanto.

Manuel Quieto: —Exacto. Es lo que quisimos lograr. Acá hemos tenido “Rock hasta que se ponga el sol” (el festival de B. A. Rock del ’73), “B. A. Rock” (el del ’82), y también “Peperina”, de Serú, con la que ya decae un poco la calidad, según creo yo.

Néstor: —Y están “De Ushuaia a La Quiaca” y “Mundo Alas”, de Gieco.

Manuel: —Sí. Ésas dos están muy buenas. Nosotros aprovechamos la tecnología: hoy tenés unas cámaras de primera al alcance de cualquiera. Pronto, hasta los chupetes de los bebés van a tener cámaras grossas(Risas.) Siempre que salíamos de gira por el interior pasaba lo mismo: en cualquiera de los días libres nos íbamos a pasear y encontrábamos lugares increíbles, y nos decíamos “¡Boludo! ¿Cómo no estamos filmando esto?”. Así que a la siguiente gira nos llevamos las cámaras. Y el argumento se basó en una dinámica de improvisación, tal cual hacemos para componer: el escenario nos sugería una palabra y de ahí arrancábamos a contar algo con las imágenes.

Néstor: —Y mezclaron un toque de psicodelia.

Manuel: —Sí, claro. Y aparece la idea genial de Franchie (Barreiro), que dijo “no hagamos un DVD de la gira con los extras: usemos el material para contar una historia de ficción”. Y así, en la edición, empezamos darle forma, para que se entrecrucen las historias de cada personaje, para que al final se junten y cierre la cosa. Una idea fantástica. Y como nos gustó tanto, el próximo disco —que ya estamos haciendo— viene con película. Ni sabemos de qué va tratarse, pero seguro que viene con peli…

Rudy: —La avant-premiere de “Los libres” se hizo en la Trastienda.

Manuel: —Sí, pero la onda era poder alquilar una sala cinematográfica en Buenos Aires por una semanita y proyectarla ahí.

Néstor: —Sería genial.

Manuel: —Sí, ya se va a dar. Con ésta o con la siguiente. Lo importante es que dimos con un nuevo estándar. Ahora queremos repetirlo. Claro, cuando subís el estándar, todo se hace más costoso. Pero es preferible mantener ese nuevo nivel.

Néstor: —Para no volver atrás.

Franchie: —Eso.

Néstor: —Lo que me fascinó de la propuesta de la película es que, además de la historia medio surrealista o psicodélica, se los ve a ustedes tocando sus temas en vivo en lugares insólitos de nuestro país.

Manuel: —Sí. La nieve, la montaña, el Valle de la luna… Increíble. Las salinas de Jujuy, un paraje blanco, todo blanco porque el suelo está cubierto de sal, donde durante el día hace un calor de 45 grados… Estuvimos en el Parque Nacional Los Alerces. El guardaparque nos dejó entrar un día en el que no abrían, y nos hizo abordar una lancha para que nos filmaran tocando en medio del Lácar. Una locura. Y encima el lanchero ya opinaba y daba consejos acerca de cómo podíamos mejorar la toma… (Risas.)

Rudy: —Lo que noté yo al ver fragmentos de la película es que ustedes se están divirtiendo.

Manuel: —¡Más vale! Esto es una diversión constante. Parece que no nos pasó el tiempo, porque la onda sigue igual. Tenés horarios locos, y todo eso, pero siempre hay mucho laburo, porque no te podés quedar “quieto” (risas.) Lo importante es tener ideas nuevas, y conseguir a algún loco que pueda y quiera llevarlas a cabo. Siempre aparece alguno.

10999639_10153155039230242_4405601066043735616_n

Néstor: —Hablando del tiempo… Ustedes están juntos desde el año 1991. Tienen 10 discos de estudio, unas cuantas compilaciones, muchos álbumes en vivo… A esta altura ¿cómo se replantea el futuro una banda?

Manuel: —Mirá, tenemos tres proyectos en la gatera: un DVD por el festejo de los 25 años de la banda, un disco de estudio con temas nuevos que están a medio cocinar, y un disco de covers, que ya está grabado, con temas de Almafuerte, La Renga, Guasones, Serú Girán, Los Pérez García… Hay de todo. Ya lo tenemos listo. ¡Pero no sabemos cuándo sacarlo! Porque la idea es que no se superponga con los otros lanzamientos. Todo para que la gente los compre. Viste cómo es. Son cuestiones comerciales que uno va aprendiendo cuándo el que invierte, frente a tu propuesta desubicada te dice: “¿Qué?”. Ahí es cuando aprendés cómo se hace esto.

Néstor: —¡25 años de historia, y con tantas ideas! ¡Están con una salud creativa bárbara! (Risas.) ¡Claro! Lo digo porque hay bandas que con mucho menos de 20 años de historia empiezan a vivir de los éxitos del pasado y no de las ideas nuevas.

Manuel: —No, mirá: esto es una barra de amigos. Ahí está la clave. Hay otras bandas que tiene el mismo espíritu, pero también están aquéllas en las que se pelearon todos, y las que se habían separado por malos entendidos y que después se volvieron a juntar. Hay de todo. El tema es que la ruta tiene que convertirte en alguien agradecido… O será que nosotros somos así. Mirá, cuando antes de tocar me estoy clavando un bife de chorizo con ensalada, en alguno de los lugares hermosos de nuestro país, ya estoy agradecido. Ahí me pregunto: ¿”Dónde estaría ahora si fuera bancario?” No tenés otra que devolver esto que la música te da haciendo tu trabajo de la mejor forma posible. Respetando al público. Si hacés cinco shows seguidos, la meta es que el público del último show vea la misma calidad que tuvos el sprimero. Son tres o cuatro variables que hay que tener en cuenta, y te digo que sos Highlander. (Risas.)

Néstor: —Igual, de la forma en que me lo decís parece fácil. Pero en realidad se trata de tener principios y respetarlos.

Manuel: —Claro, porque todo tiene un manual de instrucciones. Pero el manual de la banda, al comienzo, no lo tenés. Lo vamos escribiendo juntos. Aunque sea una hojita por año. En 24 años ya tenemos dos docenas de hojas. No es la Biblia, pero sirve. Una hojita significa que ese año no pasó al pedo. Las instrucciones tienen que ver con las relaciones personales; con aprender a seguir los tiempos internos, el reloj propio de la banda, y no correr al ritmo de los sellos… Por ejemplo, para sacar un disco. Un disco no se puede padecer, se tiene que disfrutar. Y con el manual aprendimos a dialogar, a negociar, con los que nos apuraban, para que pudiéramos disfrutar del proceso. Si haciendo música nos amargamos, más vale convertirnos en cajeros de un banco.

Rudy: —Yo hace muchos años que los vi en San Bernardo y me sorprendió ver entre ustedes una situación de amistad genuina, como que la girita ésa en la que estaban era, para ustedes, un veraneo entre amigos. Del mismo modo, yo, que hace décadas que estoy en este medio, nunca escuché hablar mal del grupo. La pregunta es: alguna vez, ¿les aparecieron esos fantasmas que te marean y te hacen perder ese rumbo?

Manuel: —Esos “fantasmas” son las tentaciones de las que habla la Biblia.

Franchie: —Está bueno llamar a esas situaciones “fantasmas”.

Manuel: —Igual tampoco son tan fuertes como se las pinta. O mejor dicho, son intensas pero pocas. Yo creo hay tres: drogarse, acostarse con una mina que no es la tuya…

Rudy: —Y la guita, jejeje. Son las tres causas principales de problemas en una banda.

Manuel: —Exacto. Si te zarpás con esas cosas, a la larga o a la corta te va a ir mal, y vas a joder el funcionamiento de la banda. No digo que cada tanto no te mandés una… (Risas.) Nuestra biblia no es como la Biblia. Pero sí, Rudy, esa gira fue como vos dijiste: nos fuimos a veranear todo juntos como amigos y con los instrumentos. Todas nuestra giras son así.

Rudy: —Como a mí me gusta la producción de los shows y eventos me fijo en otras cosas, aparte de lo meramente musical. Y ya se percibía desde el principio que ustedes iban a triunfar. Mirá que yo he visto otras bandas, y a veces detectás algo que te indica que la cosa no tiene mucho futuro. Se olfatea.

Manuel: —¿Sabés que lo que te pasó con nosotros lo vimos en otras bandas amigas? Bersuit, La Renga… Cuando tocábamos con ellos, ya sabíamos que iban a pasar todos los filtros por los que tiene que atravesar una banda de rock.

Rudy: —Eso mismo me pasó con Jóvenes Pordioseros. Y la misma sensación tuve cuando los vi a ustedes en San Bernardo: ya tenían un foco definido, una meta clara. La visión de ustedes ya estaba dada.

Manuel: —Sí. Pero también lo que vos describís surge de una idea que me enseñó mi viejo: las cosas no son imposibles. El mundo es ancho, pero no ajeno. ¿Viste que el refrán dice “el mundo es ancho y ajeno”? Bueno, está errado el que dijo eso. El mundo no es ajeno. Si trabajás la tierra… El mundo es de los audaces. Es como la propaganda: decís “no sé…” o decís “¡Seeeeee!”. Bueno, la mancha es “¡Seeeeee!”, pero no el ‘sí’ a una raya de merca que te pongan sobre la mesa, y menos si al otro día tenés que ensayar, o tenés que entrevistarte con alguien. “¡Seeeeee!” a los sueños, a los desafíos. Y siempre con una disciplina de laburo.

Rudy: —¿Y cuál fue el momento en el que dijeron “o enderezamos el barco, o nos hundimos”?

Manuel: —En nuestro caso el tema siempre fueron las relaciones personales. Si en la banda o en el staff hay una pieza que se revira, hay que mandarla al tornero para rectificarla. Y si no se puede… Bueno, se va a Warnes y se consigue otra. Esto parece algo muy frío, pero se trata de un trabajo. Uno puede entender que las personas cambien, porque todos cambiamos. Es más, el cambio es necesario. Pero el cambio debe servir para evolucionar y no para que se pierda la esencia. La cosa es llevarse bien y avanzar. Y distinguir los síntomas antes de que empiece la enfermedad. Nosotros, gracias a Dios, aprendimos que tenemos que remar siempre para el mismo lado y nos llevamos bárbaro.

wpid-img-20150313-wa0013-770x433

Y vamos a dar terminada esta primera parte de la extensa charla que tuvimos con los amigos de Mancha de Rolando. Estate atento, seguí las actualizaciones del blog, porque en cualquier momento se viene la segunda y última parte. ¡Que sea rock!

 

Néstor Darío Figueiras – Músico, productor, escritor.
Natural Fotos · Fotógrafo

Author: