Blog

Ultimas notas
La marca indeleble del Negro Sánchez en el heavy nacional

La marca indeleble del Negro Sánchez en el heavy nacional

junio 2, 2017

El 27 de mayo pasado nos dejó Guillermo Sánchez, bajista, compositor y cantante, protagonista de la historia grande del heavy metal argentino, puesto que fue la columna vertebral de la sesión rítmica de Rata Blanca y el creador de Mala Medicina.

Como suele suceder, su inclinación por la música se reveló durante la adolescencia. Pero a los diecisiete cambió la guitarra por el bajo y descubrió su verdadero amor. Y también, siguiendo la norma, formó varios grupos con amigos del barrio, los que tocaban en fiestas escolares y en reuniones de amigos.

Pero el Negro Sánchez no se quedó ahí. Siguió adelante con su vocación hasta formar 6L6, la primera banda importante de su incipiente trayectoria. 6L6 recorrió toda la escena under del momento (estamos hablando de principios de los años ochenta) y hoy pocos recuerdan que ellos telonearon al célebre grupo español Barón Rojo en una de sus primeras visitas al país. En 6L6 el vocalista era José “Billy” García, quien también cantaba en Bloke, otra de las bandas que cimentaron el primigenio heavy argento junto a Riff y V8. 6L6 también llenó un Teatro Lassalle (el que funcionaba en la calle Perón, ex Cangallo, al 2200), lo que probablemente fue la otra cima de su efímera carrera.

guillermo-sanchez

Más tarde, reemplazando al bajista de WC, El Negro conoció a Sergio Berdichevsky y Saúl Blanch. Y en uno de los shows que dio con WC, compartieron el escenario con la banda de Adrián Barilari, Rompecabezas. Ya las cartas estaban barajadas para dar origen a la formación clásica de una de las bandas que marcaría a fuego la historia del heavy nacional: Rata Blanca.

El demo que hizo que surgiera Rata Blanca había sido grabado por Gustavo Rowek, Walter Giardino, Rodolfo Cava y Yulie Ruth en bajo, pero éste no continuó con el nuevo proyecto porque era parte de Alakrán. Una vez que ingresó Berdichevsky a las filas de la nueva agrupación, él y Giardino le propusieron a Sánchez sumarse. Y así se inició la leyenda de cuyo seno saldrían 15 discos y numerosos hits. Siendo el bajista de la trayectoria íntegra de Rata Blanca, Sánchez giró por toda Latinoamérica y varias ciudades europeas.

5929ee3254663__1240!

Después de la separación de Rata, mientras parte de sus ex-miembros fundaban Nativo, él creó Revólver, un grupo que tenía un sonido muy similar al de Aerosmith —aunque sólo brindaron diez shows y luego se disolvieron—.

Más tarde, con el regreso de Rata, Giardino volvería a convocarlo para reemplazar a Daniel Leonetti, ratificando así su bien ganado puesto de bajista de la agrupación por antonomasia.

A pesar de que El Negro ha sido un indiscutible músico de rock pesado hay que mencionar que siempre fue muy versátil. La prueba de ello está en que en 1999, en un impasse de la actividad de Rata, audicionó con éxito para el grupo de cumbia Ráfaga, aunque no llegó a incorporarse al mismo por el pedido de Barilari, quien seguía contándolo como bajista, apostando asabiendo con casi total seguridad, diría yo— que Rata se reagruparía.

maxresdefault

Años después, en 2003, Guillermo Sánchez decide poner en marcha un proyecto paralelo a Rata, en el que pudiera dar una oportunidad a las ideas musicales propias y que, por cierto, eran diferentes a las que dominaban en el proceso creativo de Rata, dirigido de manera omnímoda por Giardino. Nace así Mala Medicina —la traducción del título de “Bad Medicine”, el clásico de Bon Jovi—, grupo cuya primera formación quedaría definida con la adición de Javier Retamozo (tecladista de los discos “Rata Blanca VII” y “Entre el cielo y el infierno”), Fernando Cosenza (Devenir) y Santiago Bernasconi en guitarras, Gabriel Marian (vocalista del álbum “Rata Blanca VII”) y Pablo Naydón en batería (Alakrán, Devenir, O’Connor). Con este line-up sale a la venta el primer trabajo de la banda, de nombre homónimo, en el año 2004. Ya en 2007 editan “A pura sangre”, pero con cambios en la formación: Marian se desvinculó a causa de diferencias musicales y es reemplazado por Norberto Rodríguez (ex Temple). También se sumaron Lucio Antolini, en guitarra y Fernando Scarcella en batería. A partir de 2009 acontece la etapa de mayor inestabilidad del grupo, con varios egresos y nuevas afiliaciones, en la cual graban un EP, llamado así, justamente: “EP”. (En este segmento, El Negro formaría parte del súper-grupo Dean Band, integrado por Walter Meza y Sebastián Coria, de Horcas, y Sergio Vall, de Los Violadores). Finalmente el mismo Guillermo Sánchez asume el rol de vocalista de Mala Medicina, al mismo tiempo que sigue empuñando su bajo. Junto a Luis Simoni y Roberto Abeldaño en guitarras, y Rodrigo Chaparro en batería —la última alineación de la banda— editan en 2014 “Ave Fénix”.

hq720

El Negro se fue a los 52 años (la misma edad que tenía Chris Cornell cuando nos dejó, hace menos de un mes), víctima de “una septicemia generalizada, provocada por una bacteria”, según se informó. Giardino escribió una carta muy emotiva para su compañero, de la cual rescato las siguientes frases: “[…siento] que faltaron canciones que escribir y caminos por recorrer. Ya nada será igual. No volveré a verte […] para tocar codo a codo como lo hicimos miles de veces… Éramos una máquina perfecta y ahora será muy duro seguir sin vos.”

Como siempre decimos en las notas de este tipo: la manera de mantener vivos a los artistas que se nos van es revisitando y celebrando su obra, la que en definitiva contiene su esencia, destila lo que ellos fueron. En su obra, El Negro querido es más él —porque sigue siendo— que de cualquier otra forma.

 

¡Que sea rock!

Néstor Darío Figueiras – Músico, productor, escritor.

Author: