Blog

Ultimas notas
El origen del thrash metal.

El origen del thrash metal.

septiembre 17, 2015

Si descontamos el primer show de Metallica (que tuvo lugar el 14 de marzo de 1982 en el club Radio City de Anaheim y fue una suerte de “arranque en falso”, debido a algunos problemas técnicos que hubo sobre el escenario), podemos decir que el debut real de este miembro destacado de los Big Four ocurrió dos semanas después, en el celebérrimo local “Whisky a Go Go”, donde, durante dos noches seguidas, los miembros de Metallica telonearon a los británicos de Saxon.

Esto era el sueño cumplido del joven danés Lars Ulrich, quien se resistía a la presión que su padre —el tenista profesional Torben Ulrich— ejercía sobre él para que abandonara su gusto por el metal y se dedicara al tenis. Pero la afición de Lars era poderosa, y estaba cimentada en el fiel seguimiento que él había hecho de los grupos de la NWOBHM (New Wave of British Heavy Metal: Nueva Ola de Heavy Metal Británico) en los setentas, siendo Iron Maiden y Diamond Head algunas de sus bandas favoritas. Imaginen cuánta emoción habrá sentido Ulrich al abrir para Saxon, una de las bandas fundadoras de la NWOBHM

La cuestión es que durante ambas noches, Metallica —con su formación original: James Hetfield, Lars Ulrich, Dave Mustaine y Ron McGovney— dejó oír por vez la canción “Hit the Lights”, la cual había sido compuesta por Hetfield en su anterior banda, los Leather Charm. Si bien podemos discutirlo, siempre se ha convenido en que “Hit the Lights” fue el primer tema del thrash metal. El sencillo terminaría siendo el primer corte de uno de los mejores discos de la primera etapa de Metallica: “Kill ‘Em All”, un álbum que incluiría en su lista grandes hits como “Whiplash” y “Seek and Destroy”

.Metallica-KillEmAll

Desde luego que con los cambios en la alineación de la banda terminó asentándose un nuevo sonido. El bajista Ron McGovney fue reemplazado por el genial Cliff Burton, y Kirk Hammet vino luego del famoso despido de Dave Mustaineevento que agradecemos de todo corazón, ya que motivado por la expulsión, el ‘Colorado’ creó Megadeth—. De modo que el “Hit the Lights” que da comienzo a “Kill ‘Em All” es muy distinto de aquél que tocaron al telonear a Saxon; y de hecho, también es mejor incluso que la versión que figura en el demo que grabaron antes de su álbum debut, aún con la formación original, una cinta llamada “No Life ’til Leather”hoy un objeto de culto altamente valuado por los coleccionistas—.

Pero el foco de la nota de hoy está en Hetfield. Por dos razones. La primera de ellas es que él se sobrepuso a sus pocos recursos vocales, que eran evidentes al comienzo de la carrera de Metallica, y que fueron la causa de sus compañeros de banda plantearan, en resumidas cuentas, dos opciones: que él dejara de tocar la segunda guitarra y se concentrara en cantar —sumando un nuevo guitarrista a la formación—, o que sólo se dedicara a la guitarra rítmica, agregando otro vocalista. Quiso el destino que, por una u otra razón, ninguno de los aspirantes lograra satisfacer a Ulrich, ni al mismo Hetfield, (siendo ambos el tándem fundador del grupo). Finalmente, a fuerza de coraje y actitud, Hetfield se afianzó en su rol de frontman y cantante de tal manera que hoy es imposible pensar en Metallica sin el sello distintivo de su voz.

james-hetfield

La segunda razón por la cual quiero destacar la figura de Hetfield es que supo aggiornar su tema, “Hit the Lights”la primera canción de thrash, no lo olvidemos—, y no abandonarla a medida que él y su proyecto iban creciendo. A veces tenemos que ser obstinados con una idea inspirada. Además de no deshacernos de ella, también corresponde que la mejoremos y pulamos hasta que esté lista para salir al mundo. Quién sabe si esa creación no será reconocida en el futuro como la primera de una nueva tendencia.

 

¡Que sea Rock!

 

Néstor Darío Figueiras – Músico, productor, escritor.

Author: