Blog

Ultimas notas
Pantera y la ucronía de los Big Five.

Pantera y la ucronía de los Big Five.

diciembre 22, 2015

Antes de meternos de lleno en la nota de hoy, aclaro, para los que no saben:

La ucronía es un género literario que también podría denominarse novela histórica alternativa, y que se caracteriza porque la trama transcurre en un mundo desarrollado a partir de un punto en el pasado en el que algún acontecimiento sucedió de forma diferente a como ocurrió en realidad (por ejemplo: los vencidos de determinada guerra serían los vencedores, o tal o cual rey continuó reinando durante mucho tiempo porque no murió fruto de las heridas recibidas). La ucronía especula sobre realidades alternativas ficticias, en las cuales los hechos se han desarrollado de diferente forma de como los conocemos. Esa línea histórica se desarrolla a partir de un evento histórico extensamente conocido, significativo, y/o relevante, en el ámbito universal o regional. Ese momento o acontecimiento común que separa a la realidad histórica conocida de la realidad ucrónica, se llama Punto Jonbar. Un Punto Jonbar (a veces llamado erróneamente punto Jumbar) es un acontecimiento singular y relevante que determina la historia futura. Se denominan así en honor a John Barr, personaje de un relato de Jack Williamson de 1930 donde surge un mundo si escoge un guijarro y otro diferente si coge un imán. (Definición de Wikipedia)

Y sí, como soy escritor, además de músico, es frecuente que mezcle Literatura y Música. Supongo que con el título y le explicación ya habrán adivinado por dónde viene el contenido de la nota que hoy publicamos en el blog rocker de Honky Tonk. Vamos a adentrarnos un poco en la historia de Pantera, pero también vamos a jugar relatando ciertos eventos ucrónicos: ¿qué tal imaginar una realidad alternativa en la que el eximio violero Dimebag Darrell (1966-2004) aún no murió?

Pantera nace como un proyecto de los hermanos Abbott (Vincent Paul y Darrell Lance), una dupla de baterista y guitarrista. (Como los Van Halen, otro tándem fundamental en la historia del rock.) La banda comenzó oficialmente su carrera en 1981, en Arlington, Texas, con una formación de dos guitarras, bajo, batería y vocalista. Serían nueve años de puro glam metal, en el que los caracterizaría un sonido fuertemente influenciado por Kiss. De esos primeros años tenemos cuatro discos: “Metal Magic”, “Projects in the Jungle”, “I Am the Night” y el anticipatorio “Power Metal”, en el que se vislumbra el cambio que se estaba por avecinar con el despido del vocalista y guitarrista Terry Glaze —quien, luego que el cantante Donnie Hart abandonara la banda, se hizo cargo de la voz principal—. En este cuarto disco de Pantera, dos modificaciones más terminan de delinear la formación clásica de la banda: Rex Brown se cuelga el bajo y Phil Anselmo comienza a desgranar su áspera voz. Cambios que, sumados a la virtuosa pero a la vez sentida guitarra de Dimebag y al demoledor groove de Vinnie, terminarían de conformar el sonido característico de la agrupación.

Y así llega, en 1990, “Cowboys from Hell”, el disco que marca el viraje de la banda hacia el thrash y el groove metal, tomando la posta dejada por obras como “Master of Puppets”, de Metallica, y “Reign in Blood”, de Slayer. Este álbum, considerado por muchos fans y por la banda misma como el origen real de la agrupación —en desmérito de las grabaciones anteriores, que no son reconocidas en la discografía oficial—, tiene grandes hits, como el tema que da nombre a la producción, y “Cemetery Gates”, la mejor canción de Pantera según este bloguero. Dimebag se perfila como uno de los mejores violeros del metal, con solos complejos pero con un profundo sentido del fraseo melódico y riffs poderosos y muy creativos para lo que se hacía en la época.

En 1992, “Vulgar Display of Power” perpetúa y madura el sonido logrado en el disco anterior, pero con una propuesta más ruda desde lo vocal, y con la incorporación de ritmos más lentos, haciendo una sutil mezcla entre el doom y al hardcore.

Coincidiendo con las giras de presentación de la siguiente producción, “Far Beyond Driven” —un disco que se aleja todavía un poco más del punto de inflexión marcado por “Cowboys…”, ya que se acentúa en él la presencia de riffs oscuros y pesados sobres bases ralentizadas, con pocos solos de guitarra—, comienzan los problemas entre Anselmo y los hermanos Abbott. El vocalista justificaría su alcoholismo y su adicción a las drogas argumentando que no tenía otra forma de calmar un dolor crónico en su espalda. Los vicios adquiridos irían en desmedro de su performance y eso traería conflictos al seno mismo del grupo.

Luego de que Anselmo probara suerte con Down, un proyecto propio con el que haría tres discos en estudio, Pantera graba, en 1996, “The Great Southern Trendkill”, un disco que sale en la decadencia del grunge y el advenimiento del nu metal, en el que los miembros graban por separado, lo que muestra a las claras el estado de la banda, y el por qué de la menor contundencia de esta producción, si la ponemos al lado de las anteriores.

Vendría el momento en el que Anselmo casi muere de un paro cardíaco causado por una sobredosis de heroína, y a partir de allí, la ruptura parecería casi insalvable. Después, más proyectos paralelos. (Por el lado de Anselmo, destacamos entre todos la colaboración como guitarrista en Necrophagia; por el de los hermanos Abbott y Rex Brown, hay que mencionar la formación de Rebel meets Rebel, una especie de Pantera con añadidos del sonido country de Nashville.) Pero finalmente, del último espasmo creativo de Pantera surgiría el sorpresivo disco “Reinventing the Steel”, del año 2000, en el que el retorno a las raíces blacksabbatheras sería muy claro. Sin embargo, en el 2003 la banda se disuelve definitivamente, y de forma violenta, separación que se convierte en uno de los escándalos más sonados de ese momento en el mundo del rock.

Y aquí se prepara el escenario para la desgracia que todos lamentamos. En el 2004, los hermanos Abbott fundan Damageplan, junto a Bob Zilla en el bajo, y a Patrick Lachman en las voces. Durante la presentación de su único disco, “New Found Power”, un supuesto fan de Pantera disparó a quemarropa sobre el escenario, matando a Dimebag Darrell e hiriendo de muerte a otras tres personas más. El asesino, llamado Nathan Gale, un ex-marine desquiciado, adujo que no pudo soportar la ruptura de Pantera, y que además los hermanos Abbott robaban las letras de las que él era el autor (sic). Una verdadera locura, inexplicable desde cualquier punto de vista, que genera un hecho trágico, ocurrido el 8 de diciembre de 2004, exactamente 24 años después del asesinato de John Lennon.

dimebag

Una muerte funesta no era necesaria para que Dimebag se convirtiera en leyenda. Pero así estaba fatalmente escrito en el continuo de esta realidad que nos toca. Darrell es para todos nosotros, los guitarristas, un ícono insoslayable, un héroe, un modelo a seguir, pues su tesón, su creatividad y su sonido han trazado una senda luminosa.

Ahora, como dijimos al comienzo, ¿qué habría pasado si Darrell no hubiera muerto?

Bien, tenemos que fijar el Punto Jonbar de este desvarío ucrónico. Y tenemos un momento ideal para ello: en 1988, poco después de la edición del disco “Power Metal”, Darrell se presentó a una audición para formar parte de Megadeth. Sí, así como lo oyen (o leen, mejor dicho.) Se supone que al colorado Mustaine le hubo gustado mucho el estilo de Darrell, pero éste le impuso como condición para entrar a Megadeth que su hermano Vinnie Paul fuera el baterista. (La ley primera según el “Martín Fierro”, ésa que dice que los hermanos sean unidos…) Mustaine no accedió, puesto que Menza ya había sido elegido. Pero supongamos, por ejemplo, que Nick Menza nunca hubiera entrado a la “Sinfónica del Colorado”… Habría bastado que el anterior baterista de Megadeth, Chuck Behler, de quien Menza era técnico y asistente, lo hubiera despedido antes de ser echado él de Megadeth. Ahí tenemos nuestro Punto Jonbar. Se supone que basta que un solo hecho del pasado cambie para que se origine una realidad alternativa, una tangente, como en la legendaria saga de “Back to the Future”.

Así que aquí me pongo a jugar como escritor y esbozo toscamente una línea de tiempo alternativa:

1. 24 de septiembre de 1990: Sale a la venta “Rust in peace”, el mejor disco de Megadeth para algunos, única grabación con la legendaria formación: Mustaine, Darrell, Vinnie Paul y David Ellefson. “Hangar 18” se destaca por el largo duelo de solos, que llevan el tema a una demoledora extensión de 11 minutos.

2. A fines de 1990: Durante la gira con Slayer, Suicidal Tendencies y Testament, los conflictos entre los egos de Mustaine y Darrell se hacen insostenibles, lo cual deriva en la partida definitiva de los hermanos Abbott de la “Sinfónica del Colorado”. Mustaine reorganiza sus filas con la adición de Nick Menza, quien había sido técnico de batería durante la gira de “So Far, So Good… So What!”, y de Marty Friedman, que abandona Cacophony apenas comenzada la grabación de su tercer disco. (Jason Becker seguiría adelante con esta producción, a la cual llamó “Peripheral Barn”.)

3. 1991: Pantera se vuelve a reunir, luego de la pequeña aventura de los hermanos Abbott en Megadeth. Sacan el disco “Vulgar Cowboys from Hell”, el cual es galardonado con un Triple Platino.

4. 2003: Luego de tres álbumes más, Phil Anselmo permanece muerto durante cinco minutos, a causa de un paro cardíaco producido por una sobredosis de heroína. Después de su resucitación y rehabilitación, decide dar por finalizada su carrera musical y se dedica a escribir libros de Autosuperación y Espiritualidad, contando en ellos cómo la experiencia vivida en el túnel (y habiendo estado a punto de de ingresar en la luz blanca al final del mismo) lo impulsaron a vivir de forma consagrada a “Las Cosas Que Realmente Valen La Pena”. Funda un culto de rasgos sectarios, cuyos adeptos superan en número a los seguidores de la Cientología: su target, en lugar de Hollywood, es el mundo del rock. Su primer libro, “Rockatharsis”, viene acompañado con un disco compacto, titulado “Superjoint Ritual”, en el que Anselmo incluye una serie de oraciones “para la vida cotidiana” y un par de canciones testimoniales, “Suicide Note Pt. I” y “Suicide Note Pt. II”, las que terminan siendo parte de la liturgia del movimiento, conocido en todo el mundo como Súper Juntada Ritual.

5. Mediados de 2004: Ya está afirmado el nuevo proyecto de los Abbott junto a Rex Brown, llamado Drivenplan, para el cual reclutan al vocalista de System of a Down, Serj Tankian, quien diría que sí a la propuesta de los Abbott debido a que los SOAD deciden tomarse un tiempo luego de la fallida publicación de su álbum “Toxicity II”. (Esta pausa se debió a que un allegado a la producción habría divulgado las canciones en la web antes de que estuvieran terminadas las mezclas definitivas, suceso del que la agrupación de ascendencia armenia nunca se repondría.) Drivenplan edita su primer álbum, “Few Pound Number”, del que surge el sencillo “Wake up”. El mismo genera una enorme controversia, puesto que su letra guarda un enorme parecido con la de “Chop Suey!”, el corte de difusión de “Toxicity”, último álbum de los SOAD. Tankian se defendería diciendo que él había sido el autor de la mayoría de las ideas interesantes de “Chop Suey!”, y no Daron Malakian, por lo que él no veía motivo alguno para no seguir desarrollándolas en un tema posterior.

6. 8 de diciembre de 2004: La Policía de Ohio detiene a Mark David Chapman, de 49 años, quien, en un concierto que Drivenplan brinda en el club Alrosa Villa, le dispara a quemarropa al ex-marine Nathan Gale, quien era parte del público esa noche. Chapman aduciría que él venía a evitar la muerte de Dimebag Darrell, quien iba a ser asesinado por Gale. Si bien la Policía descubre que Gale llevaba un arma, la cual se correspondería con la descripción minuciosa que Chapman había dado, no hay forma alguna de verificar las intenciones del ex-marine. Chapman es sentenciado a cadena perpetua. Él todavía afirma que no importa la condena a la que lo sometió la ley de los hombres, que él no cometió ningún crimen, sino que se redimió a sí mismo de uno que había pensado perpetrar a los veinticinco años; asegura que decidió retractarse de ese cometido luego de haber leído “La transmigración de Timothy Archer”, una ucronía del escritor de ciencia-ficción Phil K. Dick en la que John Lennon es asesinado. (Asegura que desistió de su idea al ver la profunda tristeza que la pérdida del ex-beatle provoca a los personajes de la novela.) Manifiesta que desde entonces ha escuchado regularmente la voz de una entidad extraterrestre llamada Valis, quien le habría dicho una y otra vez que se presentaría una oportunidad para enmendarse de su idea macabra. Y que de esa forma, veinticuatro años después, le habría sido revelado el destino de Darrell. Según su argumentación psicótica, haber impedido su muerte lo habría absuelto del deseo de matar a Lennon. En la cárcel, Chapman se transforma en uno de los exégetas más prestigiosos de Phil K. Dick.

7. Actualidad: Drivenplan sigue grabando discos y cosechando fans en todo el mundo. Serj Tankien nunca volvió a SOAD. La batalla legal que se estira año a año entre él y sus ex compañeros tiene un sello cruento, y es el combate por regalías más peliagudo de la historia del rock. Mayor aún que el que deshizo a Pink Floyd. (Al lado del enfrentamiento de los armenios, Waters, Mason y Wright contra David Gilmour fue una partida de backgammon.) Hoy día se habla de los Big Five, siendo Drivenplan, Metallica, Megadeth, Slayer y Anthrax las cinco bandas de thrash metal más influyentes de la historia.

(29 de noviembre de 2002: Y sí, John Lennon también pudo rendirle tributo a George en el Royal Albert Hall, en el “Concert For George”, junto a Paul, a Ringo, Eric Clapton, Tom Petty y tantos otros genios de la música…)

Qué lindo sería tener aún entre nosotros a tantos músicos que han partido… Afortunadamente, su obra los hace permanecer por la eternidad. ¡Gracias por soportar esta farragosa locura de escritor que ama el rock!

¡Que sea rock! ¡Y que sea ciencia-ficción!

Néstor Darío Figueiras – Músico, productor, escritor.

Author: