Blog

Ultimas notas
Queremos ser libres

Queremos ser libres

noviembre 19, 2015

“Queremos ser libres. Queremos ser libres para hacer lo que queremos hacer. Y queremos pasar un buen rato. Eso es lo que vamos a hacer.” La banda escocesa Primal Scream logró poner en palabras las ideas de generaciones enteras que sólo buscaban identificarse con un sentimiento y manifestar aquella identidad. Y cada grito, cada pisada, muestra un poco quiénes somos.
Aquella música que escuchamos, la vestimenta que usamos como segunda piel, esa es la primer capa de nuestros seres que compartimos con el resto del mundo. Es la franja que utilizamos para socializar con las otras personas, así que es de esperarse que se encuentren tan vinculados. Nos vestimos como nos vestimos por la música que escuchamos, y vamos a los recitales a los que vamos por la ropa que vestimos. Están entrelazados, no tanto por sus orígenes, sino por el espíritu.
Los movimientos que generaron tanto el punk rock como el heavy metal fueron los primeros espacios en los que los borcegos, la planta de un uniforme generalmente asociado con lo militar, comenzaron a aparecer como una moda. No es coincidencia que sean estas culturas las que dieron el inicio. Hay que tener en cuenta que el heavy metal surge como una subida de apuesta, un sector que sentía la necesidad de elevar el volumen, hacerse oír, y el punk es una respuesta al estilo de música presente hasta la década del ‘70: personas que no encontraban música que les gustara y tomaron la decisión de componerla por su propia cuenta.

the-clash

El calzado no podía ser otro que el militar. No por ser un conflicto belicoso o por algún motivo violento, sino por lo que implica la vestimenta. Se trata de gente que está plantando su pie sobre el concreto y defendiendo su identidad. ¿Qué otra alternativa iban a encontrar? ¿Qué otro calzado puede resultarles tan cómodo y ser tan duradero como el sentimiento que generan aquellos estilos de música? Para la gente que vive rock, no hay símbolo más resistente que aquellas botas.
Y el secreto no sólo está en verse bien, sino en sentirse bien. Poder moverse con comodidad para buscar aquellas aventuras que después se convierten en las mejores anécdotas. Tener la libertad de vivir el estilo de música con el que uno se identifica, sabiendo que esos borcegos van a sobrevivir todo el camino, sin importar cuán salvaje se termine volviendo. Es genial tener esa seguridad, poder disfrutar de esta cultura sin retenciones.
Porque el rock es un poco de eso: ser libre para hacer lo que queremos hacer. Y pasar un buen rato. Eso es lo que vamos a hacer.

09-Borcegos-06

Author: