Blog

Ultimas notas
Tom Petty, el Heartbreaker número uno nos rompió el corazón.

Tom Petty, el Heartbreaker número uno nos rompió el corazón.

octubre 3, 2017

Tanto como su música, su estampa será inolvidable, esa galanura que no lograba ocultar —ni buscaba hacerlo— su incesante rebelión, perfeccionada a la sombra de los grandes trovadores del rock. Una inesperada falla cardíaca nos pone a repasar su obra y su vida de forma urgente, para redescubrir el sentido eterno de sus canciones, en las que siempre se vuelve al amor imposible, en las que se pondera la autoconmiseración del looser honesto y se realza la esperanza interminable de quien aguarda ese único momento en el que todo estará bien, en el que todo será posible.

Tom Petty, nacido en Gainesville, Florida, el 20 de octubre de 1950, murió el lunes en el hospital UCLA, al cual ingresó después de haber sido encontrado inconsciente en su casa de Malibú, horas antes. Tony Dimitriades, su representante, anunció el fallecimiento por medio de la cuenta de Twitter del artista. Petty y los Heartbreakers estaban terminando la gira que venía celebrando sus 40 años de carrera.

Este rocker sureño de carácter independiente y voz áspera y sin adornos, creció sufriendo el maltrato de un padre violento que, a diferencia de su madre, no supo ver el potencial de su hijo medio desgarbado y tímido, el cual se refugiaba en la voz de Elvis y las baladas de Bob Dylan. (Alguna vez, Petty dijo que haberlos escuchado fue como recibir un nuevo mensaje traído por los marcianos a nuestro planeta).

tom petty and the hertbreakers (2)

Luego de haber formado Mudcrutch, con el eximio guitarrista Mike Campbell, con Benmont Tench y Bruce Felder (hermano de Don Felder, profesor de guitarra de Petty, que luego sería guitarrista de los legendarios Eagles), y haber conseguido un tímido éxito local, decidió comenzar un nuevo proyecto en Los Ángeles. Fieles, Campbell y Tench siguieron el sueño del joven del flequillo rubio, convirtiéndose así en los deuteragonistas de una de las historias más grandes del rock americano: Tom Petty and the Heartbreakers. Inicialmente, en el segundo lustro de los setentas, la música de los Heartbreakers no sólo encajó con el perenne rock sureño de USA, sino que también lo hizo con el espíritu de los rockers más intimistas, casi baladistas, de la new wave británica, como Elvis Costello o Nick Lowe. Y además, a sus primeras producciones tampoco le faltó una impronta punk. Ambas sincronías les ayudaron a lograr un posicionamiento envidiable en ambas márgenes del Atlántico. De este modo, al primer disco, que llevaba por título el nombre de la banda, le siguieron varios álbumes exitosos tanto en USA como en el Reino Unido (“You’re Gonna Get It!”, “Damn the Torpedoes” y “Hard Promises”), todos ellos rebosantes de canciones que plasmaban el sentir del ciudadano norteamericano promedio, el cual todavía trataba de bracear entre la crisis económica y las consecuencias de Vietnam y el Watergate.

tom petty and the hertbreakers

Ya de lleno de en la década de los ochentas, los Heartbreakers lanzaron cuatro discos más (“Long After Dark”, “Southern Accents”, “Let Me Up (I’ve Had Enough)” y “Into the Great Wide Open”) en los que prima una reivindicación de los orígenes sureños de Petty. Pero lo más destacable de esta etapa sería la inclusión de éste en el supergrupo más célebre de todos los tiempos, los Travelling Wilburys, logia exclusiva integrada únicamente por próceres: Roy Orbison, Jeff Lyne, George Harrison y el propio Dylan. Y también hay que mencionar la pausa que harían los Heartbreakers para que él se dedicara a sus primeros discos solistas: “Full Moon Fever”, producido por Lyne y Campbell —de quienes Petty, afortunadamente, no podía librarse—, y “Wildflowers”, producido por el eminente Rick Rubin.

A esta altura no quedaban dudas de la genialidad de Petty en todas sus facetas: cantante, multi-instrumentista, compositor y productor. Sus canciones, construidas sobre riffs arrolladores, secuencias armónicas clichés o melodías sencillas, no sólo contaban historias sobre la persecución de horizontes utópicos, ni eran puro escapismo: además la poética denuncia que vibraba en ellas, en los más logrados ejemplos, venía de la mano de personajes femeninos: “American Girl”, “Mary Jane’s Last Dance”, “Learning to Fly” o la clásica “Refugee” son muestra de ello. Petty siempre tuvo facilidad para interpretar el punto de vista femenino en sus creaciones, lo que incluso podría ponerlo como un adelantado en la reivindicación de la mujer en la escena y la temática del rock. Su arte, capaz de indagar en la psicología de las mujeres, consiguió que el público femenino siempre le demostrara fidelidad y admiración.

Tom Petty and the Heartbreakers

Imposible olvidar a Ron Blair, Steve Ferrone y Scott Thurston, quienes completaron el sexteto, uno de los grupos más sólidos del autentico rock clásico, ahora acéfalo.

Nunca pudimos ver a Tom Petty en los escenarios de Argentina, pero nos queda su música, ese lenguaje de las canciones, que según él dijo, era el único que le permitía entender su vida; ese rockanroll de ruta adentro lleno de ilusión y ganas de vivir enamorado, de abrazar los sueños aunque vengan degollando.

¡Que sea rock!

Author: