Blog

Ultimas notas
Tres discos que no puedes dejar de escuchar, aunque no sean tan célebres.

Tres discos que no puedes dejar de escuchar, aunque no sean tan célebres.

noviembre 30, 2015

Para no repetir el tópico de listas como “Los mejores discos de todos los tiempos” o “Los álbumes más vendidos de la historia”, hoy prefiero mencionarte tres discos que tal vez no sean tan famosos, que incluso son injustamente olvidados, para colaborar con el enriquecimiento del acervo rocker de los seguidores de Honky Tonk.

  1. “Mother’s Milk” – Red Hot Chili Peppers.

maxresdefault

Sin duda alguna, cuando hablamos de los RHCP, son dos los títulos de su discografía que vienen a nuestra mente en primer lugar: “Blood Sugar Sex Magik” y “Californication”. Pero si querés saber cómo el cuarteto oriundo de Los Ángeles sentó las bases de su sonido, tendrás que escuchar “Mother’s Milk”. Este álbum —cuarto de su discografía, editado el 16 de agosto de 1989— muestra en todo su esplendor la mezcla de texturas y patterns funky, el carismático despliegue vocal de Anthony Kiedis, un ribete cuasi metalero que se les cuela por momentos y muy sutilmente a partir de esta producción, las locuras creativas de Flea, el rabioso e irreverente sonido de Frusciante y el groove “palero” de Chad Smith. (No es un detalle menor el hecho de que estos dos últimos ingresaron a la banda un año antes de que saliera el disco: indiscutible es el aporte que hicieron Frusciante y Smith para terminar de consolidar el sonido de la banda.)

El álbum fue producido por Michael Beinhorn, versátil productor cuya carrera abarca desde Herbie Hancock hasta Marilyn Manson, pasando por Aerosmith, Soundgarden y Soul Asylum.

Mención aparte para la portada sexy —ideada por el mismo Kiedis—, casi toda en blanco y negro, salvo por la rosa y el logo de la banda. Muy sugerente y naif a la vez. (Una de las mejores portadas del rock de los últimos treinta años, según este bloguero.)

Tracks destacados: “Higher ground”, cover de Stevie Wonder, y “Taste the Pain”.

 

  1. “Temple of the Dog” – Temple of the Dog.

68d44dff332b7c784b43251b6d3ff468

Disco fundacional del grunge, esta primera y única producción de Temple of the Dog —que no fue otra cosa que un fenomenal híbrido entre lo que luego serían Pearl Jam y Soundgarden—, se destaca por develar de antemano cómo se perfilaría el sonido del primer lustro de los noventas: hermosas y desgarradoras canciones, con melodías desgranadas por una voz visceral —las de Eddie Vedder y Chris Cornell, en combinación, en este caso—, guitarras con overdrives “serrucha-cabezas”, y, sobre todo, el nihilismo extremo y la nota nostálgica como bandera en la letrística. No estuvieron desacertados los ingleses cuando dijeron que USA no tuvo su revolución punk hasta que llegó el grunge. Este disco —anterior a todos los grandes álbumes del movimiento, como “Ten” o “Superunknown”es una verdadera muestra de visceralidad y belleza angustiante, y me atrevería a decir, la quintaescencia de esta movida. Infaltable en la cedeteca de cualquier fan de la tendencia surgida en Seatle.

El disco fue ideado por Cornell como tributo a su amigo Andrew Wood, quien había fallecido por sobredosis de heroína el 19 de marzo de 1990. Ambos habían sido compañeros en las agrupaciones Malfunkshun y Mother Love Bone. Se trata de una perla escondida, cuyo valor potencial fue descubierto cuando las dos bandas surgidas de él se hicieron famosas con sus discos “Ten” y “Badmotorfinger”. Ya a mediados de 1992, el sello A&M se percató de que tenía una colaboración entre las dos bandas más vendidas del grunge y así fue como el álbum terminó vendiendo más de un millón de copias, certificado con un platino.

Track destacado: “Hunger strike”.

 

  1. “La grasa de las capitales” – Seru Giran.

Folder

Segundo disco de la mítica agrupación argentina Seru Giran —editado en 1979—, en el que la exploración progresiva, lejos de aquietarse, se perfecciona, pero logrando un mayor nivel de sutileza que en la primera producción de su discografía. (En este disco, se omite la orquesta, que tanto empalaga —según algunos— el resultado de su primera grabación.) Según la revista Rolling Stone es el número 17 en la lista de los “Mejores Discos del Rock Nacional”. Además, en este disco ya no se percibe la exuberancia de la rítmica brasileña, insoslayable debido a la geografía que la banda eligió para obtener inspiración durante su primera etapa: Río de Janeiro. Sus temas son inolvidables, aunque el track list tiene del defecto de la disparidad: se nota cuando compone uno y cuando compone otro. La cohesión y sinergia creativa parecen menos logradas en este disco que en el anterior.

La portada, muy ingeniosa, muestra al cuarteto representando distintos estereotipos, posando para la foto de tapa de un émulo de la revista “Gente”. Los titulares son para reírse a carcajadas. Hasta aparece Olivia Neutron Bomb (un clon de Olivia Newton John, cuya mención podría justificarse en la letra de la canción “Frecuencia modulada”.) Por otro lado, la frase que se ve en una esquina de la portada, “Descubrimos a los dobles de Seru Giran”, alude al comentario que hizo Pipo Lernoud en la legendaria revista argentina “Expreso imaginario” —bastión de la resistencia cultural en medio de la última dictadura— sobre el concierto de 1978, “Festival de la genética humana”, ofrecido en el Luna Park, en el cual Seru —que era el plato fuerte del show— sólo tocó tres temas, generando un descontento generalizado. Al respecto, Lernoud sugirió, irónicamente, que los que habían tocado no eran los miembros originales de la banda, sino sus dobles.

La verdad es que la tapa permite erigir este disco como un álbum conceptual, sobre todo porque la propuesta estética de la misma y el mensaje que sugiere va en consonancia con la letra denunciante del tema que da nombre al disco, en el que se critica directamente al esnobismo “careta” y vacuo de las grandes urbes. Indudablemente, la canción es la muestra más acabada de una labor conjunta de los miembros del grupo en este disco. Por otra parte, el álbum también contiene uno de los mejores temas vertidos por la pluma de Charly García, según este bloguero: “Viernes 3 A.M.”.

Tracks destacados: “Noche de perros”, “Viernes 3 A.M.” y “La grasa de las capitales”.

 

¡Que sea rock!

 

Néstor Darío Figueiras – Músico, productor, escritor.

Author: