Blog

Ultimas notas
Vitico: leyenda viva del hard rock nacional.

Vitico: leyenda viva del hard rock nacional.

septiembre 13, 2018

La cara de la nueva colección de indumentaria de Honky Tonk es, nada más ni nada menos, que Víctor Bereciartúa, más conocido como Vitico, eximio bajista y compositor del rock nacional.

El Canciller del Rock, como lo llaman sus amigos y vecinos del Delta tigrense, ha recorrido una trayectoria musical de más de medio siglo, marca que lo convierte en uno de los próceres de la música popular argentina. Su extensa carrera comenzó en 1966, al formar la banda barrial Los Mods. Al poco tiempo pasó a integrar las filas de Los Vips, quienes hacían covers de The Kinks, The Who y The Animals. Ya en 1968, su sueño de grabar se vio concretado al unirse a Alta Tensión —el proyecto de Héctor Starc y Alejandra Aldao—, banda que editó su primer disco, de título homónimo, ese año. Más tarde, en 1970, pasó a formar parte de La Pesada del Rock and Roll, el grupo armado por el productor Jorge Álvarez —fundador de Mandioca, sello discográfico pionero en estas pampas— para acompañar a Billy Bond. Como todos sabemos, La Pesada… ha sido una de las agrupaciones más transversales del rock local, ya que por ella desfilaron un sinnúmero de artistas: David Lebón, Black Amaya, Pappo, Javier Martínez, Pajarito Zaguri, Alejandro Medina, Claudio Gabis, Jorge Pinchevsky, los mismísimos Luis Alberto Spinetta y Charly García… Y la lista sigue.

Alta Tension Vitico

Promediando los años setenta, Vitico debió exiliarse a causa de la persecución que la última dictadura cívico-militar lanzó sobre muchos de los músicos y artistas del momento. En Europa conoció personalmente a los miembros de The Who, una de las bandas que él admiró desde su juventud, teniendo la oportunidad de zapar junto a ellos en varias ocasiones. Incluso Paul Rodgers lo llamó para unirse a su proyecto, Bad Company, pero sólo pudo participar de algunos ensayos.

Al regresar al país, grabó un disco con Willy Iturri, Pablo Guyot (quienes luego fundarían G.I.T.) y Juan García Haymes, y tocó junto a Carlos Cutaia, tecladista de La máquina de hacer pájaros, en un memorable show en Punta del Este.

Riff

A partir de 1980 su música se encarrila definitivamente en el heavy y el hard rock, al crear Riff, junto a Pappo, luego de haber tocado en algunos shows de Pappo’s Blues. De esa forma, Vitico se convirtió en artífice de una de las dos bandas fundacionales de la música pesada argentina. (La otra fue V8, de la cual pueden leer una nota aquí). Durante sus dos primeros años de vida, Riff grabó cuatro clásicos del heavy nacional: “Ruedas de metal”, “Macadam 3… 2… 1… 0”, “Contenidos” y el disco en vivo “En acción”. El primer hiato de la banda que comandaba Pappo le sirvió a Vitico para editar su producción solista inaugural: “Ha llegado la hora”, que salió en 1985. Y en octubre de ese mismo año, volvió a Riff para grabar “Riff VII”, en lo que se conoce como la “segunda etapa” del legendario grupo, con la incorporación de Oscar Moro en batería (que venía de la disolución de Seru Giran) y JAF en guitarra. Pero este line-up duraría muy poco, a causa de las diferencias que distanciarían a JAF del tándem Vitico-Pappo, una “fea historia” —al decir del mismo Juan Antonio Ferreyra— que él y Vitico terminaron de zanjar en 2015 (diez años después de la desaparición física de Pappo).

Riff-En_Accion-Frontal

La nueva separación de Riff le permitió a Vitico dedicarse de lleno a su segundo álbum solista: “Nacido para ser así” (1987). Después, el bajista y compositor tigrense ideó Vitiken, junto a dos ex Alakran: Mario Curcio y B. B. Peña, más la guitarra de Rano Sarbach. El único fruto de este efímero proyecto es el disco “Vitiken Entertainment”.

En 1989 decidió unirse a la agrupación de Michel Peyronel, Tarzen. Así, terminó grabando seis de los temas de su segundo LP: “Es una selva ahí afuera”. Con la disgregación de Tarzen, inevitablemente surgió la tercera etapa de Riff: Vitico y Peyronel se reunieron con Pappo y Boff Serafine. El impulso de esta nueva fase se cristalizó en el álbum “Zona de nadie” (1992) y se vio coronado por dos grandes presentaciones realizadas en 1995, al telonear a los Rolling Stones (en febrero) y a Motörhead (en noviembre). En 1997 Vitico participó en el que sería el último disco de estudio de la banda: “Que sea rock”. En 2001, Riff ofreció uno de sus últimos shows, en el Estadio Obras, que fue grabado y publicado con la reedición de “Que sea rock”.

RIFF segunda etapa

En una entrevista, Peter Gabriel dijo que a un músico puede llevarle muchos años, muchas grabaciones y el paso por varias bandas descubrir la verdadera identidad de su arte. Si esta máxima es veraz, podríamos decir que Vitico finalmente lo consiguió en 2002, cuando fundó Viticus junto a su hijo Nicolás, su sobrino Sebastián y Martín “El Vasco” Urionagüena. (Luego se sumaría Ariel Rodríguez en guitarra). El primer disco, “Viticus”, muestra a las claras un retorno a sus raíces: en él, el hard rock se hibrida con toques de blues y rock sureño. Su segunda producción, “Super”, de 2006 (que contiene 10 temas propios y dos covers bluseros, uno de Robert Johnson y otro de Willie Dixon), fue nominada a los Premios Gardel 2007 en la terna “Mejor Artista Rock Revelación”. Un año después llegaría “Viticus III”, del que destacan las canciones “Un legendario”, “Voy a pasar a buscarte” y “Utopía”. El álbum “Rock local” fue su cuarta producción, publicada en 2011. Producido por Sebastián Bereciartúa, contó con Gustavo Rowek como baterista invitado. En ese momento el axioma que reza que “todo queda en familia” comenzó a perder validez, puesto que su hijo Nicolás dejó la banda luego de la presentación de este nuevo álbum, siendo reemplazado por el guitarrista Gastón Videla. Del mismo modo, su sobrino Sebastián abandonó el grupo después de la publicación de “Equilibrio”, editado en 2017. A partir de entonces, Viticus se transformó en un power trío.

Viticus hoy

Sin lugar a dudas estamos ante un verdadero héroe de la música nacional. Vitico protagonizó una nutrida carrera, arraigada en las primeras crónicas del rock argento, la cual se extiende hasta hoy sin haber perdido vigencia. Su trabajo sostenido fue reconocido en julio de 2014, cuando recibió el nombramiento de “Personalidad Destacada de la Cultura Nacional”, durante un memorable homenaje realizado en el teatro Niní Marshall, en el que él tocó junto a Ciro Pertussi (Attaque 77, Jauría), Walter Meza (vocalista de Horcas) y otras figuras.

vitico premio

Y ahora estamos más que orgullosos de que Vitico también sea parte de Honky Tonk, The Brand of Rock.

¡Que sea rock!

Néstor Darío Figueiras – Músico, productor, escritor.

Author: