Blog

Ultimas notas
Vivir para el mañana, de Marco Mendoza.

Vivir para el mañana, de Marco Mendoza.

marzo 27, 2018

“Live for Tomorrow” es el primer disco solista del multifacético Marco Mendoza, artista cuya imagen inicia la temporada Otoño-Invierno 2018 de Honky Tonk.

El álbum se lanzó en julio de 2007 por Frontier Records y fue producido Ritchie Kotzen, ni más ni menos. En ese momento todos los artistas del rock anglo creían que era hora de que Mendoza editara su propio material. Luego de sesionar para músicos de renombre, participar en varios discos-tributo y formar parte de algunas de las bandas más célebres de hard rock de todos los tiempos (Thin Lizzy, Blue Murder y Whitesnake, por ejemplo), el gran bajista, compositor y vocalista pudo encontrar el tiempo necesario para volcarse de lleno a su primer proyecto solista.

marco mendoza

Uno de los aspectos más interesantes de “Live for Tomorrow” es que se trata de un “disco de canciones” (y allí se puede ver la mano de Kotzen, quien nunca pone el virtuosismo antes que la canción. El afamado guitarrista y vocalista no sólo produjo el álbum, sino que también fue coautor de la mayoría de las canciones junto a Mendoza, y engalanó varios tracks con los acordes y solos de su Telecaster).

El otro logro remarcable del disco es que Kotzen ha conseguido una obra homogénea, a pesar de que en ella desfilan varios amigos de Mendoza —músicos enormes como Ted Nugent, Steve Lukather (Toto), Brian Tichy (Foreigner, Billy Idol), Doug Aldrich (Whitesnake, The Dead Daisies), Tommy Aldridge (Whitesnake, Yngwie Malmsteen) y Steve Weingart (Robben Ford, Scott Henderson)—.

marco mendoza

“Live for Tomorrow” se puede escuchar de una sentada, lo que termina siendo una experiencia muy agradable porque es un disco de rock clásico que abreva en muchas de las influencias de Mendoza. Capítulo aparte se merece la excepcional voz de este músico, plena de sentimiento, en la que se percibe un fuerte influjo de la música negra. Por algo él aseguró en más de una entrevista que su mayor referente en la performance vocal ha sido Steve Wonder. Y esto se aprecia especialmente en el groove de su fraseo melódico, más emparentado, por momentos, con el soul que con el rock.

“Not for me” es el tema que abre el disco: Kotzen y Mendoza haciendo tributo al rock rutero americano, simple y llano. Pensado como corte de difusión, la sencillez es la clave de su eficacia. En segundo lugar aparece el tema que da nombre al álbum, “Live for Tomorrow”, que tiene el plus de la guitarra de Lukather: sus rítmicas y solos son sobrios y están al servicio de la canción. El tercer track es “Lettin’ Go”, composición de hermoso estribillo rockero, pero cuyas estrofas anuncian que Mendoza querrá flirtear con el soul y el funk más de una vez a lo largo del track list. Luego llegamos a uno de los puntos más altos de la producción, con un fuerte rock construido sobre un riff que recuerda a Whitesnake: “Look out for the Boys”. En este tema también se aprecia algo del mejor Blue Murder.

marco mendoza

En quinto lugar, “I want you” sirve como pretexto al tándem Kotzen-Mendoza para seguir haciendo funk (o R&B, si se quiere). Además, aquí Kotzen también canta. El dueto resultante es extraordinario: ambas voces se conjugan de maravilla. El sexto tema es “Your Touch”, que no es más que un hard rock a medio tempo casi hecho a la medida de Doug Aldrich, quien se luce tocando licks que destilan blues. Y entonces sobreviene uno de los mejores temas del disco: “Let the Sun Shine”, en el que se hace patente la similitud de la armonía de las estrofas con la cadencia de acordes del clásico de Whitesnake, “Love Ain’t No Stranger”. La dinámica del disco baja en este punto, con “You Got Me”, canción que tiene un toque de rock sureño gracias al sonido de la Gibson Byrdland de Nugent.

El track n° 9 es “In My Face”, también orientado hacia el funk, con un Kotzen afiladísimo y la solidez rotunda de Tommy Aldridge en la batería, quien también atrona en “Broken”, el potente tema que sigue en la lista, quizá uno de los más poderosos del disco, eslabonado sobre riffs demoledores. El álbum cierra con un aire a balada: “Still in me”, melancólico tema en 6/8, bluseado, en el que Kotzen se despacha de lo lindo empleando su free fingerstyle único; y finalmente, la composición más tranquila y bella de la producción, “Dance with me”, en la que Mendoza despliega toda la magia de una canción bien hecha, a través de arpegios en guitarra acústica de cuerdas de nylon, una voz sensual y maravillosos solos de bajo fretless.

Marco Mendoza

No podíamos dejar de mencionar la hermosa portada del disco, de la cual Mendoza dijo que consiste en un tributo al célebre y único álbum de Blind Faith, el súpergrupo de efímera vida integrado por Eric Clapton, Ginger Baker, Steve Winwood y Ric Grech. Este álbum —intitulado “Blind Faith”— tiene una de las portadas más polémicas de la historia del rock. (De hecho, fue censurada). Mendoza redimió el concepto de este controversial cover album, usando una encantadora imagen de su hija —que tenía cuatro años cuando salió “Live for Tomorrow”—, sentada sobre su bajo fretless Yamaha de seis cuerdas, deslumbrando con una mirada curiosa e inocente. Desde luego, esta portada está a tono con un disco que tiene un mensaje lleno de amor, esperanza y rock and roll.

Blind Faith

Este material, a pesar de que ya tiene más de diez años, no defrauda. Uno no puede imaginar una mejor manera de comenzar una carrera solista. Así que no pierdas más tiempo y ponete a escuchar “Live for Tomorrow”. Lo vas a disfrutar, y mucho.

¡Que sea rock!
Néstor Darío Figueiras – Músico, productor, escritor.

Author: