Blog

Ultimas notas
Volver a las raíces

Volver a las raíces

enero 22, 2015

El 8 de mayo de 1970 salió al mercado el último disco en estudio de los cuatro de Liverpool: los Beatles. Éste álbum, que originalmente se iba a llamar “Get back”, terminó siendo ni más ni menos que “Let it be”. Y a pesar de que fue grabado antes que “Abbey Road”, se editó después que éste, siendo el decimotercer disco de la banda.

La idea de “Get back” (“Volver”) fue propuesta por Paul MacCartney, quien sugirió que debían abandonar la producción pretenciosa y barroca a la que se habían aficionado, la cual había impedido que pudieran tocar en vivo desde 1966, debido a complejidad de la puesta escénica que requería la presentación en vivo de sus últimos álbumes. De esa forma, el concepto sugería una vuelta a las raíces, a canciones sencillas que pudieran ser tocadas en vivo casi sin preparativos, sólo con un simple ‘plug & play’. El plan inculía un nuevo concierto de los Beatles presentando el material.

Captura-de-pantalla-2015-01-21-a-las-15.29.41

Pero no todas las ideas del bajista que puso de moda el Höfner Violin Bass fueron ideas felices. Paul supuso que las sesiones de grabación serían una ocasión única para filmar un documental, así que el disco empezó a grabarse en los estudios televisivos de Twickenham, en Londres. No fue una buena opción, por dos razones: en primer lugar, la acústica del estudio y los horarios de grabación no favorecían a los cuatro músicos (los Beatles estaban acostumbrados a largas sesiones nocturnas que se extendían hasta la madrugada en los estudios de EMI y en Abbey Road, estudios que además tenían una excelente acústica); en segundo lugar, las dificultades técnicas sólo pusieron de relieve la tensa dinámica que reinaba en el grupo durante ese año. Lennon, muy enfrascado en su relación con Ono, pasaba por el peor momento de su adicción a las drogas, mientras que Harrison sentía que su mérito como músico no era reconocido. En tanto, Paul intentaba llevar el proyecto adelante, pero con un visible deseo de asumir el liderazgo y decidir el rumbo que tenía que tomar la banda.

Así las cosas, el 10 de enero de 1969, y después de una feroz discusión con Paul, George decidió dejar la banda. Afortunadamente, la cuestión se resolvió de forma positiva, pero con la condición de que las grabaciones continuaran en los estudios de la banda, Apple; y con la inclusión del afamado pianista —y uno de los mejores organistas de rock— Billy Preston, cuya participación en este proyecto le valió la candidatura a “quinto Beatle”, honor que han tenido —y tienen— otros músicos y productores prestigiosos.

Sobre la presentación del disco, luego de discutir las ideas más extravagantes —como tocar en un hospital o frente a las Pirámides— la banda decidió que lo mejor sería subir al techo de su propio estudio, enchufar los amplificadores y empezar a atronar la ciudad hasta que las quejas de los vecinos y la Policía pusieran fin al concierto sorpresivo.

De este modo, durante el mediodía del 30 de enero de 1969, se realizó el histórico “Rooftop concert”, el show final de de los Beatles, una imprevista performance muy fresca y poderosa que llamó la atención de miles de londinenses, y que aún hoy causa sorpresa y admiración. (Y por supuesto, Honky Tonk tiene una remera musculosa que rememora el disco “Let it be”.)

DSC_0859-799x1024

Para tomar nota mental: en este año que está en pañales, si la cosa se vuelve complicada, si el mal manejo de las tensiones destruye los mejores vínculos que tenemos y se pierden la osadía y el empuje iniciales, seguramente será buena idea volver a las raíces, ¿no? A no olvidarlo.

¡Que sea rock!

NéstorDarío Figueiras – Músico, productor, escritor.

Fuente foto: obaudoedu.blogspot.com

Author: