Blog

Ultimas notas
Geoff Emerick, el alquimista sónico.

Geoff Emerick, el alquimista sónico.

octubre 10, 2018

El 2 de octubre pasado falleció el gran Geoff Emerick, a los 72 años, tras sufrir un paro cardíaco en Los Ángeles. La mala nueva fue difundida a través de su cuenta de Twitter por David Maida —su manager—.

No exageramos si decimos que Emerick fue el taumaturgo que conjuró el sonido característico de la etapa más psicodélica de los Beatles, ya que él, bajo la visión de George Martin —de quien podés leer una nota aquí—, realizó la ingeniería de grabación de los discos “Revolver” (1966), “Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band” (1967), “The Beatles” (1968) y “Abbey Road” (1969). Y no hay que olvidar que también él fue responsable en gran medida del resultado de “Magical Mistery Tour” (1967).

geoff emerick

Ahora bien, su carrera y la de los Cuatro de Liverpool estuvieron ligadas desde el comienzo: Emerick comenzó a trabajar para EMI de forma no remunerada a la edad de 16 años, siendo asistente del ingeniero Norman Smith. Entonces, como una premonición, él pudo presenciar la primera grabación de la formación definitiva de los Beatles, a la que recién se había integrado Ringo Starr. Esa sesión inaugural registraría “Love me do”, el primer single de la banda. Asimismo, fue testigo de los registros de “I Want To Hold Your Hand”, “She Loves You” y “A Hard Day’s Night”.

También fue partícipe de las grabaciones que hicieron varios artistas del sello, como Pink Floyd y Judy Garland.

geoff

Emerick se esforzó en sus labores, aprendiendo los secretos del arte y la ciencia de grabación y la producción, hasta ser promovido. De ese modo consiguió ser ingeniero de la grabación de “Pretty Flamingo”, el éxito de Manfred Mann en el Reino Unido. Este hito lo catapultó a un nivel aún más preponderante, y así es como Martin le confirió la responsabilidad grabar los discos de la última etapa de los Beatles, en 1966. La primera canción en la que trabajó fue “Tomorrow Never Knows”, del disco “Revolver”, en la que introdujo una innovación revolucionaria para la época: capturar la voz de Lennon a través de un parlante Leslie, que permite la oscilación estereofónica de la señal. Más de una vez, Emerick dijo que esta canción y “A Day in Life” (la última del track list de “Sgt Pepper’s…”) eran sus favoritas, y no por las canciones en sí, sino por el soundcrafting, o sea, la construcción del sonido que la banda había imaginado y buscaba. Y como anuncié en el título de esta nota, la alquimia sónica era la habilidad principal de Emerick. Sobre “A Day in Life”, él dijo que “la reprodujimos la misma noche del día en que la grabamos, y allí estaban los Rolling Stones y otros: nadie podía creer lo que estábamos escuchando”. En las entrevistas que daba solía mencionar cuán emocional era Lennon para grabar voces (contó alguna vez que él le pidió “Quiero que mi voz suene como el Dalai Lama cantando desde la cumbre de una montaña”), y la exigencia y perfeccionismo con los que trabajaba Paul McCartney.

beatles

Pero su carrera no sólo constó de los Beatles. Luego de trabajar con ellos, grabó los siguientes discos de Paul McCartney: “Band on the Run” (por el cual ganó un tercer Grammy, luego de los dos obtenidos por su trabajo con los cuatro fantásticos), “London Town”, “Tug Of War” y “Flaming Pie”. Trabajó con Elvis Costello, produciendo “Imperial Bedroom” y “All This Useless Beauty”; y también lo hizo con America, Cheap Trick, Badfinger, Split Enz, Stevie Wonder, Art Garfunkel, Supertramp, Johnny Cash, Nazareth, Mahavishnu Orchestra, Ultravox, Jeff Beck, etc. Produjo el primer álbum en solitario de Matthew Fisher, “Journey’s End”, así como el aclamado álbum debut de Nellie McKay, “Get Away from Me”. En 2003, recibió su cuarto Grammy, esta vez en la categoría Logro Técnico, entregado por la labor realizada a lo largo de toda su carrera hasta el momento.

emerick

En 2006, Emerick editó un libro de memorias titulado «Here, There, and Everywhere: My Life Recording the Music of The Beatles», escrito junto a Howard Massey, el célebre periodista de música.

Más tarde, en 2007, Emerick se encargó de una re-grabación del “Sgt. Pepper’s…” en la que participaron artistas contemporáneos: Oasis, The Killers, Travis y Razorlight, entre otros. Esta producción se llevó a cabo para conmemorar el cuadragésimo aniversario del álbum. Para registrar las nuevas versiones de las canciones él utilizó el equipo empleado en la grabación original.

Sin dudas, la historia del rock y del pop le debe mucho al sexto Beatle —así le gustaba definirse, ya que había muchos aspirantes para ocupar el lugar del quinto, empezando por George Martin—. Desde que la Humanidad puede registrar la música en medios físicos para la posteridad, una canción es mucho más cuando es producida y grabada adecuadamente. Y en este ámbito, Emerick fue uno de los pioneros, y aun hoy sigue siendo el referente indiscutible de miles de productores e ingenieros en todo el mundo.

¡Que sea rock!

Néstor Darío Figueiras – Músico, productor, escritor.

Author: