Blog

Ultimas notas
Cómo nacieron los himnos del rock: “Sultans of Swing”, de Dire Straits.

Cómo nacieron los himnos del rock: “Sultans of Swing”, de Dire Straits.

diciembre 7, 2018

Si seguís las publicaciones de nuestro #blogrocker, sabrás que cada tanto escribo una nota sobre el nacimiento de algunas de las grandes canciones de rock de todos los tiempos. Hoy es el turno de una extraordinaria agrupación oriunda de Reino Unido: Dire Straits. Buscando en toda la discografía de esta gran banda, encontramos más de un par de himnos, pero en esta ocasión me quedé con su primer hit: “Sultans of Swing”.

dire straits

La canción fue grabada por primera vez en Pathway Sudios, a fines de julio de 1977, junto a otras cuatro: “Wild West End”, “Water of Love”, “Sacred Loving” y “Down to the Waterline”. Para costear este primer EP, la banda —que recientemente había debutado—, a duras penas reunió 120 libras (por algo el nombre elegido, Dire Straits, una expresión que podría traducirse como “grandes apuros”). La grabación, una colección de promisorias canciones que permitían vaticinar el potencial del grupo, terminó en manos de un crítico musical de cierto renombre en Londres: Charlie Gillet, amigo de John Illsley, el bajista de Dire Straits. Gillet, impresionado por el demo, el domingo 31 de julio de 1977 pasó los temas en su programa de la BBC Radio London, “Honky Tonk” (sí, claro, no fuimos los primeros en usar como marca el sonoro nombre en inglés que recibían los bares con acompañamiento musical del sur de USA). A partir de entonces varios ejecutivos de los sellos discográficos en auge empezaron una carrera por contactar a los autores de tan buenas canciones. El afortunado fue John Stainze, de Phonogram Records, quien estaba duchándose cuando los escuchó en el programa de Gillet. La cosa es que a fines de 1977, Dire Straits consiguió su primer contrato discográfico, al firmar con Vertigo Records, una división de Phonogram, a cargo de Stainze.

sultans of swing

Luego de convertirse en teloneros de la gira británica de la novedosa banda norteamericana Talking Heads —del genial David Byrne—, los Straits entraron finalmente a los Basin Street Studios, para realizar su primera producción, de título homónimo. Este LP contiene nueve temas, entre ellos la regrabación de “Sultans of Swing”, que también fue lanzada como sencillo. A través de la lírica de la canción, Mark Knopfler pinta una escena en un bar pequeño de Londres donde una banda de músicos que podrían estar tocando jazz, dixie o honky tonk, se entregan apasionadamente a su público, aunque sea escaso. En este sentido, la canción es un homenaje a estos estilos, que podrían parecer un poco alejados del rock blusero de los Dire Straits. Y también una crítica a los fans del rock que no sabían apreciar el sonido de los brasses, en especial de las trompetas. No hay que olvidar que a Knopfler siempre le gustó incluir instrumentos de viento en las sucesivas formaciones de su banda. (La conjunción de bronces y rock sólo fue entendida por el público una vez comenzados los años ochenta). Tenemos como contundente ejemplo la magnífica introducción de trompeta (Randy Brecker) y saxo (Michael Brecker) de “Your latest Trick”, del disco “Brothers in Arms”. Tal vez el concierto despedida del tour “On the Night” sea la muestra más acabada de su intención, en el que el saxo de Chris White se destaca casi tanto como la guitarra Pensa de Knopfler.

dire straits guitar performance

Según dijo más de una vez este gran guitarrista, durante la regrabación de la canción, llegando al final del solo, improvisó un lick que se volvió muy popular. Él asegura que cada vez que toca la canción, el público espera esta parte, y que si no la hiciera, “dejaría de ser Sultans of Swing”. Estamos hablando del arpegio de semicorcheas que comienza en el minuto 5:18, en la regrabación de la canción, del disco debut de los Straits, desgranado con el característico free fingerstyle de Knopfler: un pasaje inolvidable para todo amante de las seis cuerdas. Tal vez la mejor versión live de este tema sea la del tributo a Nelson Mandela, en 1988, en la que Eric Clapton participa como guitarrista invitado: el resultado es, como podrán imaginarse, mucha magia y complicidad guitarrística. (El solo de guitarra de la versión del álbum debut aparece en el puesto n° 32 en la lista de Los mejores solos de guitarra de la revista Rolling Stone).

knopfler

Insólitamente, el éxito del single de 1978 llegó después de más de 6 meses de su lanzamiento. «Sultans of Swing» terminó alcanzando el puesto n° 8 en el UK Singles y el n° 4 en el Billboard Hot 100, por lo cual aumentaron las ventas del álbum, que también se transformó en un éxito.

Es evidente que esta canción es una de las más grandes composiciones de rock de todos los tiempos, y estoy seguro que la mayoría de los melómanos amigos de Honky Tonk tenemos una historia que está relacionada con ella.

 

¡Que sea rock!

 

Néstor Darío Figueiras – Músico, productor, escritor.

Author: