Blog

Ultimas notas
Robert Cray en el Vorterix: el blues de pura cepa regresa a Argentina.

Robert Cray en el Vorterix: el blues de pura cepa regresa a Argentina.

julio 13, 2019

El próximo domingo 28 de julio, Robert Cray volverá presentarse en nuestro país después de veinte años. Cray tal vez sea el último exponente de la raza de auténticos bluesmen oriundos de USA, linaje en el que han sido adoptados —y con justa razón— algunos excelentes músicos ingleses, como Eric Clapton y John Mayall.

Cray nació el 1 de agosto de 1953 en Columbus, Georgia. Ya en la escuela secundaria manifestó su amor por la música: en el Denbigh High School de Newport News, Virginia, integró su primera banda, The One-Way Street. Después de que su familia se asentara definitivamente en Washington, y ya con veinte años de edad, él pudo ver actuaciones de algunos de sus máximos ídolos: Muddy Waters, Freddie King y Albert Collins, entre otros. Haber asistido a sus conciertos lo impulsó a fundar su proyecto musical. Esta primera banda propia, con la que tocó en algunas fiestas de universidades de la Costa Oeste, no prosperó. Pero a mediados de la década del setenta fundó The Robert Cray Band, que sigue activa a pesar de numerosos cambios en su formación, y junto a la cual ganó cinco Premios Grammy (sobre seis nominaciones). Uno de los primeros hitos en la carrera de Cray ocurrió en el film de John Landis “National Lampoon’s Animal House” (1978), dónde interpretó al bajista de la agrupación ficticia Otis Day and The Knights.

En 1980 The Robert Cray Band editó su primer álbum, a través del sello Tomato Records, “Who’s Been Talkin’”. De más está decir que se trató de uno de los debuts más auspiciosos de la década, un soberbio muestrario de las dotes de Cray como músico integral, en el que se lo pudo apreciar como eximio guitarrista, gran vocalista y compositor promisorio. A mediados de la década publicó “Bad Influence” y “False Accusations”, que, como era esperable, no lograron el mismo impacto que el disco inaugural. Pero las presentaciones de estas nuevas producciones le permitieron forjarse la reputación de un artista cuyos shows valían la pena, y mucho. Así, en 1986, surgió una de sus obras más trascendentes, “Strong Persuader”, cuarto álbum de su discografía (estamos omitiendo “Showdown”, anterior a éste, que realizó durante ese mismo año junto a Albert Collins y Johnny Copeland, y que le valió el Grammy a la Mejor Grabación de Blues Tradicional). “Strong Persuader” fue reconocido por la crítica especializada y también recibió galardones (especialmente por el single “Smokin’ Gun”). 1986 lo sorprendió con otro suceso: grabó con Ted Hawkins usando el seudónimo de Night Train Clemons. Y el año siguiente, Keith Richards lo invitó a ser parte del grupo que acompañaría a Chuck Berry en la película “Chuck Berry Hail! Hail! Hail! Rock ‘n’ Roll”, dirigida por Taylor Hackford.

A esta altura, el sonido que Cray obtenía de las guitarras Fender (especialmente, de las Stratocasters) ya era famoso. Su ataque furioso, la mayoría de las veces efectuado muy cerca del puente —con lo que consigue un sonido más filoso— puede ser reducido a niveles casi inaudibles gracias a su forma tan sutil de usar la púa y al uso del potenciómetro del volumen. Emplea así un
amplio rango dinámico que le permite generar climas muy poco usuales en el blues. Por otro lado, es inconfundible su sonido con poco cuerpo, cristalino, creado mediante el frecuente empleo del micrófono del puente y la singular ecualización de sus amplificadores Matchless y Fender. Otro rasgo característico de su forma de tocar reside en sus bendings (“estiradas” de cuerda) tan expresivos, los cuales descienden, la mayoría de las veces, con vibratos casi perfectos. Por algo el modelo Stratocaster Robert Cray Signature, del Custom Shop de Fender —y su versión más barata, de origen mexicano— es uno de los signature models más vendidos de la compañía fabricante de guitarras. Sin dudas, él es uno de los pocos tipos en el mundo que de verdad hace gemir a la Strat (un selecto grupo en el que están David Gilmour, Eric Clapton y Stevie Ray Vaughan, entre otros).

Iniciados los noventa, Cray colaboró varias veces con John Lee Hooker (por ejemplo, en los discos “Boom Boom” y “The Healer”). Como blusero consagrado, regularmente teloneaba a los ya mencionados Eric Clapton y Stevie Ray Vaughan, así que tuvo el triste honor de haber tocado con ellos, Buddy Guy y Jimmie Vaughan en el Alpine Valley Music Theatre de East Troy, en Wisconsin, interpretando «Sweet Home Chicago», durante la última actuación de Vaughan, antes de que éste abordara el helicóptero que más tarde, durante la noche del lunes 27 de agosto de 1990, se estrellaría provocando el trágico accidente que le quitaría la vida.

Dos de los discos más premiados de Cray surgieron en esta década: “Some Rainy Morning”, de 1995, y “Take your shoes off”, de 1999. Él y su banda siguen tocando música de altísima calidad, genuina y sentida. Otros acontecimientos insoslayables de su trayectoria son la participación en el Guitar Legends de la Expo Sevilla de 1992, la colaboración estrecha con Clapton en sus exitosos conciertos de Crossroads Guitar Festival, su inclusión en el Blues Hall of Fame en 2011 y el otorgamiento del premio Americana Music Lifetime Achievement en 2017.

Robert Cray dijo en una entrevista que la Agencia Télam le hizo a propósito de su visita a nuestro país: “Aunque no es tan importante como en otros tiempos, el blues nunca morirá porque es la máxima expresión de las personas de la raza negra. El blues es una música que viene del alma y se expande al mundo entero. Es la música que expresa los lamentos, nuestros sufrimientos y nuestras alegrías. Todo se identifica con el blues, por eso nunca morirá.” Y agregó: “Hace mucho tiempo que quería volver a la Argentina y finalmente llegó ese momento. Voy a tocar canciones de mi último álbum (“Robert Cray & Hi Rhythm”) y algunos de mis clásicos”.

Por lo tanto, sólo queda esperar ver en acción a esta leyenda viva del blues, el 28 de julio. Mientras tanto, no estaría mal redescubrir su obra, profusa y potente.

¡Que sea rock!

Néstor Darío Figueiras – Músico, productor, escritor.

Author: