Blog

Ultimas notas
Triste y solitario, pero no final: Jagger y su corazón de hierro.

Triste y solitario, pero no final: Jagger y su corazón de hierro.

mayo 9, 2019

El pasado 5 de abril, Mick Jagger, el sempiterno vocalista de los Rolling Stones, fue sometido a una cirugía cardíaca en el Hospital Presbiteriano de Nueva York. Se trató de un procedimiento poco invasivo, cuyo éxito evitó una intervención más compleja que habría requerido un mayor tiempo de recuperación. Ya hace un mes que Jaggerpleno de buena salud y bien reloaded— se reintegró a la vida pública. Al salir de la internación, respondió de esta manera a los amigos y miles de fans que manifestaron su cariño por medio de las redes sociales: “Gracias a todos por los mensajes de apoyo. Me encuentro mucho mejor y en proceso de recuperación. Y también un enorme agradecimiento a todo el personal del hospital por realizar un excelente trabajo».

A Jagger le reemplazaron una válvula aórtica transcatéter, así que fue menester para este miembro de los Glimmer Twins descansar varios días, a fin de que la arteria intervenida pudiera sanar sin sufrir hemorragias posteriores.

La cuestión es que este leve traspié en la salud de Jagger postergó el inicio del US No Filter Tour 2019, la gira promocional en suelo norteamericano del último disco de estudio de los Stones: “Blue & Lonesome” (“Triste y solitario”). El tour fue anunciado el 9 de mayo de 2017, e incluyó catorce espectáculos en doce lugares de Europa, ofrecidos en septiembre y octubre del mismo año, y continuó en 2018 por todo el Reino Unido.​ Los números afirman que la asistencia general durante esta primera etapa fue de 1.506.259 fans, y el monto recaudado, de 237.8 millones de dólares. Por lo tanto, No Filter Tour se convirtió en una de las giras más exitosa de 2017 y 2018. La etapa norteamericana prevé 15 shows en 13 ciudades de Estados Unidos.

A Jagger, Charlie Watts, Keith Richards y Ronnie Wood se sumarán Darryl Jones (bajista estable de los Stones desde 1993, cuando reemplazó al célebre Bill Wyman), y un impresionante line-up de sesionistas: Sasha Allen (coros), Karl Denson (saxo), Tim Ries (saxo y teclados), Chuck Leavell (teclados, coros, percusión), Matt Clifford (teclados, corno francés, percusión) y Bernard Fowler (coros y percusión).

“Blue & Lonesome” fue publicado por Polydor Records el 2 de diciembre de 2016. Producido por Don Was y los ya mencionados Glimmer TwinsJagger y Richards—, el equipo de producción que ha hecho los últimos cuatro trabajos de los Stones, es el vigésimo tercer álbum de estudio de su discografía en el Reino Unido, pero el vigésimo quinto en USA. Significó el retorno los Stones al estudio de grabación después de una pausa de once años y es el primer disco en su historia que sólo contiene covers.

Esta compilación de versiones de clásicos de blues de Chicago y de rhythm and blues fue grabada en sólo tres días, en diciembre de 2015. En abril de 2016, durante la apertura de “Exhibitionism” —la muestra retrospectiva que hizo un racconto de los cincuenta años de historia de la banda—, Richards afirmó que en otoño de 2016 saldría un álbum de covers. Mientras los Stones grababan estas versiones, Eric Clapton coincidió con ellos en los British Groove Studios (el guitarrista estaba realizando su disco “I Still Do”) y, a instancias de Richards, accedió a participar en “Everybody Knows About My Good Thing”, tocando el slide y en “I Can’t Quit You Baby”, como la guitarra solista.

Otras dos particularidades que tiene esta producción: es el primer disco desde “It’s Only Rock ‘n’ Roll” sin una canción cantada por Richards, y también el primero desde “Dirty Work” en el que Jagger no toca guitarra en ningún tema (aunque no se queda con las ganas de hacer gemir la armónica: “Blue & Lonesome” desborda de armónicas bien bluesy).

Durante su primera semana, “Blue & Lonesome” alcanzó el puesto número 1 en el Reino Unido, con 106.000 unidades vendidas, siendo el segundo disco más vendido en la primera semana de lanzamiento. Meses más tarde fue certificado Disco de Platino, por la venta de más de 300.000 ejemplares. Como si fuera poco, debutó en el puesto número 4 de la Billboard 200 de los Estados Unidos. El álbum alcanzó un gran éxito comercial: lleva vendidas más de 2.000,000 millones de copias en todo el mundo. Como era de esperar, recibió Premio Grammy al Mejor Álbum de Blues Tradicional en 2018. O sea, estamos hablando del tercer Grammy en la carrera de los Stones.

Y la distinción es bien merecida: realmente es un discazo de blues al estilo inglés. O sea, de músicos ingleses que toda la vida buscaron emular a sus héroes del Delta del Mississippi, y lo lograron añadiendo una impronta única al blues, ya universalizada. (Por algo el destino quiso que el dios Clapton estuviera presente en este álbum…). Y para muestra, basta el excelente video clip de “Ride ’Em On Down” (clásico de Eddie Taylor), protagonizado por la actriz Kristen Stewart, quien se empeña en “descarbonizar” un estupendo Ford Mustang Fastback modelo 1968 (color azul eléctrico, a tono con el matiz del nuevo logo de los Stones), conduciendo sin control por las calles de una abandonada ciudad de Los Ángeles, post-apocalíptica, diría yo.

Mick Jagger y su troupe están listos para poner el cuerpo y el corazón en una nueva gira. A estas alturas, todos presentimos que los Stones serán los que apaguen la luz del Antro del Rock, si es que alguna vez esta historia de revolución musical, iniciada en la década de 1950, se termina. Por ahora, ellos pueden estar tristes y solitarios, pero —para desmentir el título de la gran novela de Osvaldo Soriano—, es evidente que están lejos de ser finales.

¡Que sea rock!

Néstor Darío Figueiras – Músico, productor, escritor.

Author: